Atraco en la zona sur

Los atracadores de la Caixa tomaron nueve rehenes

  • Uno de ellos tuvo que ser atendido por un ataque de ansiedad tras el intento de robo

  • "La Policía nos decía que nos metiéramos en los negocios, que se podía escapar un tiro"

Atraco a mano armada en la sucursal de La Caixa en la avenida Puertas del Sur de Jerez / Pascual (Jerez de la frontera)

Dos individuos de nacionalidad italiana, de 31 y 51 años, delincuentes profesionales, atracaron este martes la sucursal de la Caixa en la avenida de Puertas del Sur. El atraco fue abortado y los dos individuos detenidos. En su poder se encontraron unos monos desechables, una pistola ("que hasta el momento parece ser absolutamente real") así como una pistola eléctrica del tipo tasser, así como pasamontañas.

“Estuve allí apenas diez minutos antes de que entraran los atracadores. Apenas había tres personas dentro. Es más, a los atracadores los vi entrar. Uno de ellos iba con una capucha y el otro con una camisa a cuadros. Ha sido tremendo. Ha llegado la Policía muy rápido y han empezado a darnos gritos para que cerrásemos, que se podía escapar un tiro, nos decían”. De esta forma explicaba este martes una trabajadora del bar 'Casa Pepe' el atraco con rehenes acontecido a las 14,05 horas de este martes en la sucursal de La Caixa de Puertas del Sur.

Muy cerca, la joven dependienta de una verdurería atinaba más y señalaba que vio “cómo entraba un muchacho vestido con un mono blanco de pintor tapándose la cabeza. La Policía me dijo que cerrara el negocio y me metiera dentro. Menos mal que ha terminado pronto porque si no me veía aquí comiendo frutas y verduras todo el día”, manifestó con gracejo a este medio.

Los hechos en cuestión se produjeron cuando pasaban cinco minutos de las dos de la tarde. Fue entonces cuando dos individuos -uno joven de pelo pelirrojo y otro maduro, con el pelo canoso, el que iba vestido de pintor- llegaron a la sucursal de La Caixa en la avenida de Puertas del Sur. Lo hicieron a bordo de un ciclomotor del tipo scooter que se iba a erigir en su medio de fuga en caso de que el 'golpe' saliera bien. Sucedió todo lo contrario. La central de alarmas alertó a la Policía y cuando iban a huir se dieron la vuelta ante la presencia policial. Se encerraron en el banco. Valga destacar que el ciclomotor en cuestión fue robado el pasado 19 de febrero en la vecina localidad de Sanlúcar.

En apenas unos minutos, tras recibir una alerta de atraco, los primeros patrullas del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local procedieron a cerrar la zona. Lo hicieron con una precisión quirúrgica. Cerraron el tráfico rodado entre las dos rotondas que, a derecha e izquierda, rodean los sentidos de tráfico hacia la sucursal.

El despliegue de efectivos policiales tanto del Cuerpo Nacional de Policía como de la Policía Local fue impresionante. Al menos medio centenar de agentes se dieron cita en el lugar, muchos de ellos con las armas cortas desenfundadas y apuntando a la puerta de la sucursal atracada. En su interior estaban los dos atracadores y tres empleados de la sucursal.

El Cuerpo Nacional de Policía, según informó su portavoz provincial, activó el protocolo de incidentes críticos, lo cual supuso el desplazamiento hasta Jerez de un negociador policial desde Cádiz, además de policías de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) tanto de Cádiz como de Jerez, además de efectivos de la UPR (antidisturbios) de El Puerto. Los agentes acudieron con escudos balísticos así como con chalecos antibalas.

El control de la situación se erigió en los primeros instantes en la principal prioridad de los agentes. De un lado contener a la multitud de curiosos y vecinos que se dieron cita en los aledaños para tomar fotos y grabar vídeos con sus móviles. “No se puede pasar, échense a un lado que se puede escapar una bala”, decían los agentes locales a las personas concentradas. De otro lado es reseñable que junto a la sucursal bancaria atracada se ubica un supermercado Mercadona, que echó el cierre con los clientes en el interior. El hecho de que los atracadores fueran armados provocó que las precauciones que se adoptaron fueran máximas.

“La respuesta que se ha dado ha sido rápida y contundente”, destacó a este medio el portavoz policial una vez que los hechos concluyeron con la detención de los atracadores. Momentos antes de que llegase dicho momento, uno de los atracadores se asomó por las puertas de la sucursal y lo que contempló ante sí fue de tal magnitud que renunciaron a cualquier tipo de locura y se entregaron tirándose al suelo.

Fue justamente a las 14,48 horas, es decir apenas 43 minutos después de que comenzase el atraco, cuando tras conversar con un agente de la UDEV ambos decidieron acabar con tan peligrosa acción. Ambos se arrojaron al suelo dentro de la sucursal mientras los efectivos de la UPR entraran armados y protegidos por escudos balísticos. De forma inmediata fueron engrilletados y trasladados a dos coches patrulla del tipo 'Z' con los que fueron conducidos a los calabozos de la nueva comisaría de La Asunción.

Una vez se normalizó la situación se dio paso al tráfico rodado. El corte provocó grandísimas colas en la zona. Poco después, al sufrir uno de los rehenes una crisis de ansiedad la ambulancia que se remitió al lugar tuvo que acceder al lugar, cortándose de nuevo el tráfico.

Este suceso se produce apenas unos días después de que la Policía tuviera que hacer frente a un tiroteo en la zona sur de la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios