Jerez

Los centros sanitarios han registrado este año hasta 7 casos de agresiones

  • Profesionales y pacientes del consultorio de San Telmo se manifiestan en repulsa por el suceso del viernes · El responsable del SAS en el distrito califica de "inadmisibles" este tipo de situaciones

Una treintena de profesionales y pacientes del centro de salud de San Telmo se concentraron ayer a las puertas de estas instalaciones, cortando el tráfico durante un minutos, para protestar por la agresión de una compañera el pasado viernes. Con pancartas en las que podía leerse 'Agresiones no', los empleados de este centro sanitario -donde una doctora fue agredida "por negarse a dar tranquilizantes a un paciente"-, mostraron su "solidaridad" y pidieron "respeto" por el servicio público que realizan. Para respaldar esta manifestación, estuvo también presente el director del Distrito Jerez-Costa Noroeste, Manuel Herrera, quien criticó que las agresiones "son inadmisibles" y que éstas "se repiten en éste y otros centros". En este sentido, el responsable del SAS en la zona señaló que "por mucho timbre antipánico o guardias de seguridad", los ciudadanos "nos tienen que respetar". Más aun cuando se trata de sucesos que "se viene repitiendo aquí y en varios centros, ayer mismo en el hospital en el área de Urgencias". De hecho, en lo que va de año "hemos activado hasta en siete ocasiones el Plan de Prevención de Agresiones del SAS, algunas menos que durante el anterior".

Por su parte, el director de las instalaciones de San Telmo, Fernando de Osma, negó ayer rotundamente que esta agresión (la segunda que se registra en este centro) se produzca como consecuencia de listas de espera largas o pocos minutos de atención: "En este caso no tiene nada que ver, de hecho el índice de satisfacción de nuestro consultorio de la zona Sur es del 95% ó 96% en todos los aspectos. Además, esta persona (la supuesta agresora) fue atendida por urgencia antes de 5 minutos".

Ante este suceso, Mónica Perea, doctora también en San Telmo, reconoció que los profesionales sanitarios "por supuesto que nos sentimos indefensos. Tenemos un guardia de seguridad pero que no está el tiempo que debe de estar, ya que debería estar todo el día, todo el horario de apertura del centro. Hay cámaras de seguridad pero no están en las consultas, están en los pasillos, con lo cual si hay algún acontecimiento en las consultas no puede grabarse. Tenemos timbres para pulsar, antipánico, pero evidentemente el guardia de seguridad no sabe de qué zona ha venido la llamada". Pese a que reconoció que ningún tipo de agresión tiene justificación, la doctora Perea destacó que "los pacientes se quejan mucho y, con razón, porque tienen poco tiempo para ser atendidos y nosotros tenemos poco tiempo para hacer un diagnóstico, una receta, un tratamiento, lo hacemos en 4 o 5 minutos. Ellos tienen razón, pero a veces, vienen en un tono de agresividad que la verdad, está de más". Se da la circunstancia además, de que la doctora agredida permanece de baja, aunque "está un poco mejor pero no sabemos cuándo se va a incorporar de momento. El problema también es que no la sustituyen y nos recargan a los demás con el trabajo de compañeros que faltan y con eso aumentan todavía más la demanda de cada uno de nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios