Bodegas

El Consejo Regulador pide celeridad para cerrar las nuevas reglas del juego del jerez

  • El Consejo Regulador entiende que la actualización de los pliegos de condiciones es “una oportunidad que no podemos dejar pasar”

  • Admite que la modificación de los pliegos “no ha avanzado todo lo que se pretendía”, pero confía en que las organizaciones sectoriales agilicen la toma de decisiones

Responsables del Consejo durante una de las catas de la última edición de Vinoble en el Alcázar. Responsables del Consejo durante una de las catas de la última edición de Vinoble en el Alcázar.

Responsables del Consejo durante una de las catas de la última edición de Vinoble en el Alcázar. / Pascual

Comentarios 1

El proceso está en marcha, pero hace falta rematarlo. Si en su balance del año que ahora acaba, la patronal bodeguera Fedejerez pedía paciencia el jueves a sus asociados para ver los resultados de lo que se cuece en el mundo del vino de Jerez, el Consejo Regulador hacía ayer lo propio en alusión a uno de los principales proyectos que tiene entre manos el sector, a saber, la adaptación de los pliegos de condiciones del jerez y la manzanilla a los nuevos tiempos.

En otras palabras, 2018 se ha quedado corto para cerrar un acuerdo de consenso acerca de los grandes temas pendientes del Marco de Jerez –caso de la equiparación de la zona de producción con la de crianza, la supresión del fino de Sanlúcar, la incorporación de los vinos blancos tranquilos y de variedades autóctonas a la Denominación de Origen, entre otros asuntos de calado que estudia la denominada comisión del pliego de condiciones–, pero al menos ha servido para sentar las bases de los derroteros por los que podría ir el jerez en las próximas décadas, más ahora que todo el mundo parece tener asumido que se acabaron los tiempos de las marcas blancas y el volumen a precios irrisorios.

Con las marcas blancas de capa caída, el Consejo cree que es hora de apostar por reglas claras y por la imagen

El Consejo Regulador tiene claro que la actualización de los pliegos de condiciones es "una oportunidad única que no podemos dejar pasar para establecer unas reglas claras y apostar por la imagen", explica el director de la institución jerezana del vino, César Saldaña, quien confía en que el año que viene se concrete el proceso.

El responsable del Consejo admite que la revisión del pliego "no ha avanzado tanto como se pretendía" –Fedejerez aspiraba a cerrar este capítulo antes de acabar el año–, si bien recuerda que se está hablando de temas muy complejos que requieren de mucha negociación. Y aunque el trabajo de la comisión se ha hecho, el Consejo anima a las organizaciones sectoriales, que tienen ahora la pelota en su tejado, a no demorar sus decisiones.

La modificación del pliego de condiciones afecta de forma indirecta al ‘Bag in Box’, que ha tenido especial protagonismo en la recta final del año con la notificación de la sentencia del TSJA que da la razón al Consejo y a Fedejerez en su rechazo a la comercialización del jerez y la manzanilla en envase de cartón. De confirmarse la ampliación de la zona de crianza, y en caso de que no prosperen los recursos de casación anunciados por las bodegas ‘artesanas’ de Sanlúcar y la Consejería de Agricultura contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, la prohibición del uso del Bag in Box se extendería a la zona de producción, en la que actualmente puede utilizarse este envase, una de las incongruencias con las que pretende acabar la actualización de las reglas del juego.

De cara al nuevo año, y a falta de conocer los datos de ventas definitivos del año, en el que no obstante se mantiene la tendencia a la baja de las exportaciones, en particular en los mercados tradicionales –Reino Unido, Holanda y Alemania– por la paulatina desaparición de las marcas blancas, mientras que España aguanta el tipo, el Consejo Regulador incorporará como novedad en el seguimiento de las salidas de vino de las bodegas datos de los precios medios del vino, lo que dará una idea más aproximada de la situación real del sector, en la que se "intuye" que la pérdida de volumen viene compensada por un aumento de valor.

En su balance del presente año, Saldaña destaca igualmente el consenso alcanzado en el sector en torno a la nueva campaña de promoción de los vinos de Jerez, centrada en Madrid y Londres y en la que el mensaje vuelve a dirigirse directamente al consumidor.

Esto no quiere decir que se vaya a dejar de lado a los prescriptores, como los sumilleres, chefs y expertos en vino que han contribuido a recuperar imagen y prestigio al jerez, pero el foco se pone ahora en el consumidor, con el que hay que ser "perseverante" para que el mensaje cale, de ahí que la pretensión sea prolongar la campaña por dos años más. En enero, sin embargo, se revisará el impacto de las dos primeras oleadas de la campaña que puestas en marcha este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios