Jerez

La cooperativa y las grandes bodegas de Jerez entran de lleno en vendimia

  • La primera semana se cierra con 7,7 millones de kilos recolectados en la zona de interior

  • La campaña se generalizará a finales de la próxima semana con la incorporación de los pagos costeros

Recepción de uva el pasado viernes en el lagar de la Cooperativa de Las Angustias. Recepción de uva el pasado viernes en el lagar de la Cooperativa de Las Angustias.

Recepción de uva el pasado viernes en el lagar de la Cooperativa de Las Angustias. / Miguel Ángel González (Jerez)

Comentarios 0

La entrada en campaña en los últimos días de la Cooperativa de Las Angustias y el resto de las grandes bodegas jerezanas, Williams, Fundador y González Byass, por este orden, disparará las entradas de uva en los lagares a partir de mañana lunes, para el que han anunciado su incorporación la también jerezana Sánchez Romate y la cooperativa Albariza de Trebujena.

La vendimia se generalizará por todo el Marco la próxima semana, en la que se sumarán paulatinamente el resto de municipios de la zona de producción, entre ellos Sanlúcar, donde la cooperativa de Covisan tomará muestras este lunes para comprobar el estado de la uva con idea de comenzar a preparar los pies de cuba entre el jueves y el viernes.

Al cabo de la primera semana de vendimia, que se sigue extendiendo por los pagos de interior de Jerez, la cosecha de la palomino –variedad de uva con la que se elabora la inmensa mayoría de los vinos jerezanos– roza ya los 7,7 millones de kilos.

Hasta el jueves, según el último parte de vendimia emitido por el Consejo Regulador, únicamente se habían realizado labores de molturación en cinco de los 32 lagares inscritos para la presente campaña, todos localizados en el término municipal de Jerez y entre ellos los de las bodegas José Estévez y Barbadillo, las más madrugadoras en el inicio de las labores de recolección en sus viñas de la zona de Cuartillos y Estella, en el primero de los casos, y Gibalbín, en el segundo.

La graduación media de la uva en estas primeras entregas ronda los 11,9 baumé, que superan holgadamente los 10,5 grados establecidos en el reglamento de la Denominación de Origen para el comienzo de la recolección.

La uva está sana y se confirma las previsiones de merma de al menos un 20% o un 25% en la producción final respecto a la voluminosa vendimia de 2018, que cerró por encima de los 81 millones de kilos, si bien hay viticultores que apuntan ya a un descenso incluso mayor por el efecto del calor de los últimos días y el anuncio de los primeros vientos de levante, que si bien contribuyen a frenar los focos de pudrición, detectados principalmente en la zona de Sanlúcar, provocan una pérdida de peso de la uva por su efecto secante.

La cooperativa de Jerez, Las Angustias, mantiene la previsión tras las primeras horas de campaña de una reducción del 20%, con una producción final de 13,5 millones de kilos frente a los 17 millones con los que concluyó la cosecha de 2018. Según el presidente de Las Angustias, Salvador Espinosa, estas cantidades se traducirán en 10 millones de litros de mosto calificado, que equivalen a unas 20.000 botas, un poco justas para atender las necesidades de reposición de las bodegas del Marco, motivo por el que el máximo responsable de la cooperativa augura una posible subida de precios esta campaña.

El lagar de la cooperativa jerezana permanecerá activo hasta finales de agosto, dos semanas aproximadamente de la que las dos primeras jornadas se dedican a la preparación de los pies de cuba que facilitan el arranque de la fermentación de los mostos.

Los análisis de las muestras de la uva que entra en el lagar de la cooperativa, elegidas al azar, arrojan en estas primeras horas un baumé medio de 11 grados, sin apenas presencia de ácido glucónico, que es sinónimo de pudrición, señala el presidente de Las Angustias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios