Coronavirus en Jerez Doce jerezanos ya han sido puestos ante el juez por no respetar el estado de alarma

  • Registrados 18 casos de violencia doméstica y de género en la ciudad durante el confinamiento

Servicios judiciales que se prestan en la sede de la Avenida Domecq. Servicios judiciales que se prestan en la sede de la Avenida Domecq.

Servicios judiciales que se prestan en la sede de la Avenida Domecq. / Manuel Aranda

Durante las dos últimas semanas la autoridad judicial ha debido intervenir en Jerez ante doce casos de desobediencia y resistencia a la autoridad como consecuencia del incumplimiento del decreto del estado de alarma decretado por el Gobierno de España. Igualmente, los jueces en funciones de guardia han debido tomar medidas ante 18 casos de violencia de género y violencia de género.

Ambas circunstancias, que se suelen confundir, son radicalmente distintas. Así, se contempla como violencia de género la que un hombre ejerce sobre una mujer, mientras que la doméstica es aquella que tiene en el seno de la unidad familiar, como puede ser por ejemplo una pelea de hermanos, de un hijo con sus padres o la esposa con el marido.

El dato realmente curioso es que mientras está durando el confinamiento los índices de violencia de género están experimentando un descenso mientras que los casos de violencia en el seno de la familia sí se han visto incrementados.

En lo que se refiere a la desobediencia se trata de personas que de forma reiterada hacen caso omiso a los avisos de las fuerzas del orden acerca de que guarden cuarentena en sus domicilios. Como ha quedado señalado han sido doce las personas reincidentes a este respecto sin que hasta el momento se haya adoptado la decisión de recluir en prisión al infractor, incluso pese a que en algunas ocasiones haya llegado a producirse un presunto delito de atentado a la autoridad (agresiones a policías). “Es algo que se debe tener en cuenta pues es potestad tanto del representante del ministerio público (fiscal) como del juez proponer y decidir el confinamiento forzoso en una prisión por un delito de desobediencia”.

Normalmente todas estas desobediencias van precedidas de la imposición de multas, las cuales no consiguen su propósito de mantener en su domicilio al infractor.

De otro lado es reseñable que pese al estado de alarma y el indudable miedo al contagio existente entre la población se siguen celebrando juicios urgentes, cual es el caso de una reciente vista en la que unos trabajadores denunciaron a su empresa por no facilitarles elementos de protección. Fue, lógicamente, en el ámbito de lo Social. La vista finalmente no se celebró al alcanzarse un acuerdo.

El trabajo de la Justicia, aunque bajo mínimos, sigue adelante pues pese a todo sigue habiendo causas que mantienen a una persona encarcelada, 'causas con preso' suelen ser denominadas, que deben ser vistas con máxima celeridad.

Otero aspecto de la vida legal de la ciudad que está deparando muchos casos versa sobre las parejas separadas que comparten régimen de visitas de sus hijos. No son precisamente estos los mejores tiempos para que un niño vaya cambiando de casa. “Hay decenas de casos” en los que las autoridades legales deben mediar. “Se trata de los casos del artículo 158 del Código Civil, acerca de las modificaciones del régimen de visitas porque hay padres que se están negando al entender que se pone en riesgo la salud del menor. Hay que ver los casos detenidamente”, destacan a este medio fuentes bien informadas. A todo ello se une la problemática de que los puntos de encuentro (lugar de intercambio) no están abiertos. En esta tesitura se está solicitando que se designe una persona, un familiar cercano, que haga la recogida”.

La Justicia sigue andando en estos tiempos del coronavirus. Así, por ejemplo, siguen abiertos los Juzgados de guardia, así como lo que se denomina la Fiscalía de Permanencia, donde se atienden casos de todo tipo, como por ejemplo los ingresos de personas con brotes psiquiátricos en departamentos de Salud Mental, además de las referidas 'causas con preso' o los licenciamientos definitivos de reclusos. Al igual sucede con el Juzgado y la Fiscalía de Menores, donde recientemente se tuvo que atender el caso de un menor que agredió a su padre en la cabeza dándole martillazos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios