Jerez

El Ayuntamiento de Jerez debe más de 756 millones a los bancos

  • El importe de los préstamos aumentó en 2018 en más de 25 millones

  • Se prevé que la deuda financiera creciendo hasta 2023

  • Se han reducido los impagos a proveedores y las facturas en el cajón

Fachada principal del Ayuntamiento jerezano. Fachada principal del Ayuntamiento jerezano.

Fachada principal del Ayuntamiento jerezano. / Pascual

A 31 de diciembre del año pasado el Ayuntamiento de Jerez tenía una deuda de 756,4 millones de euros con las entidades financieras. El importe ha aumentado en 25,3 millones respecto a 2017 y, según las previsiones municipales, la cuantía seguirá subiendo hasta 2023, como mínimo.

Esta cifra es superior a la anunciada por el gobierno local a principios del mes de febrero donde se aseguró que 2018 había cerrado con una deuda viva de 745 millones. El Ministerio de Hacienda ha corregido este dato elevándolo en 11 millones.

Es más, Jerez cerró el pasado año siendo el ayuntamiento de toda España que más aumentó su pasivo financiero respecto a 2017. Tras el consistorio jerezano se situaron el madrileño de Aranjuez (21,7 millones más), el de Algeciras (19,3 millones) y los de Murcia y Badalona (19,1 millones cada uno), una circunstancia que contrasta con los más de 661 millones que redujo Madrid, los 41,7 millones de Sevilla o los 66,6 millones de Zaragoza.

Por lo tanto, un ejercicio más, la jerezana sigue estando entre las entidades locales más endeudadas de toda España; de hecho solo le superan Madrid (2.761 millones de euros), Zaragoza (855 millones) y Barcelona (837 millones). El importe ha sido hecho público por el Ministerio de Hacienda, que a mediados del año tiene por costumbre mostrar el listado de la deuda financiera de cada ayuntamiento a mediados de cada año.

Los 10 ayuntamientos más endeudados de España Los 10 ayuntamientos más endeudados de España

Los 10 ayuntamientos más endeudados de España

El pasivo del Ayuntamiento de Jerez con las entidades financieras no ha dejado de crecer desde 2011 —con la salvedad de 2015— debido a que lleva desde entonces acogiéndose a las líneas de crédito ofrecidas por el Ministerio de Hacienda a las entidades locales con problemas financieros para hacer frente al pago de facturas, de sentencias judiciales adversas o atender las cuotas de otros préstamos. No en vano, desde 2012, el Ayuntamiento ha pedido rescates por un valor que supera los 640 millones de euros.

Por lo tanto, el grueso de los 737 millones de euros que el Consistorio jerezao tiene que devolver a los bancos están vinculados a estas líneas de crédito habilitadas por el Estado. Esto permite que las condiciones de devolución sean más favorables y el interés a pagar es menor al que hubiera que tenido que afrontar el Ayuntamiento si hubiera tenido que negociar con las entidades bancarias por su cuenta. Eso sí, el Ayuntamiento tendrá que seguir pagando préstamos hasta, como muy pronto, 2038.

Según se recoge tanto en el plan de ajuste municipal —el documento que establece las medidas para reducir los gastos y aumentar los ingresos municipales— como en el marco presupuestario para el trienio 2019-2021 —donde se realiza una previsión a medio plazo de las principales magnitudes económicas— marca que este importe no empezará a reducirse hasta 2020. Ahora bien, a principios de febrero el entonces delegado de Economía, Santiago Galván, apuntó durante la presentación del avance de los resultados de la liquidación del año pasado que la deuda financiera seguiría aumentando hasta 2023 ya que aventuró que el Ayuntamiento tendrá que seguir acogiéndose año a año a los ‘flotadores’ en forma de crédito del Ministerio de Hacienda.

Con estas cifras, los pagos pendientes con los bancos suponen en torno al 80% de la deuda total que tiene el Ayuntamiento. No obstante, a día de hoy el importe total actualizado del ‘debe’ del Consistorio jerezano no se conoce, al menos públicamente. El último dato oficial corresponde a 2016. La cuenta general de aquel ejercicio arrojó un pasivo total de 942,7 millones de euros, una cuantía que se había reducido en algo más de 56 millones respecto al año precedente.

Durante las pasadas elecciones municipales, la alcaldesa, Mamen Sánchez, anunció que se iban a presentar y aprobar en pleno los resultados de la cuenta general de 2017, aunque finalmente no llegó a realizarse por lo que la nueva corporación municipal tendrá que cumplir con este trámite en estos primeros meses de mandato.

Por contra, el Consistorio sí ha logrado reducir en estos últimos meses otras deudas. Así, los impagos con los proveedores en el pasado mes de abril rondaba los 51 millones de euros;hace un año, esta magnitud estaba en los 64 millones de euros. Por contra, el tiempo medio de pago se ha disparado superando el año de retraso desde que la factura es reconocida.

También ha disminuido el importe de las facturas en el cajón —las Operaciones Pendientes de Aplicar al Presupuesto (OPA,s)— pues en el primer trimestre del año se contabilizaron unos 49,6 millones. Hace un año la deuda catalogada bajo este epígrafe estaba en los 79,9 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios