Jerez

La hostelería de Jerez cierra unas Navidades “correctas” y con dos partes distintas

  • Horeca y la Asociación de hosteleros de Jerez reconocen que hasta la mitad de mes la situación fue buena, pero que en la última quincena la lluvia y los contagios frenaron en seco la evolución

La hostelería de Jerez cierra unas Navidades “correctas” y con dos partes distintas

La hostelería de Jerez cierra unas Navidades “correctas” y con dos partes distintas / Manuel Aranda

Las fiestas navideñas solían ser, al menos antes la pandemia, una época del año especialmente fructífera para la hostelería y hospedería en la ciudad, sobre todo de un tiempo a esta parte con la eclosión de la temporada de zambombas. Una vez finalizadas las mismas, el sector hace un balance “correcto”, si hacemos una comparativa con 2020, un año negro para todos debido al Covid.

Antonio de María, presidente de Horeca, reconoce que “teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo, diciembre no ha sido un mal mes”. Bien es cierto que “se empezó con buenas hechuras, puesto que tanto los establecimientos de hostelería como los hoteles tenían, a principios de mes, una buena ocupación, pero a raíz del incidente en Málaga con el contagio de los sanitarios, las reservas cayeron un 95%”.

“Después hubo unas semanas en las que la gente reservó pero con mesas más pequeñas, y en general se han mantenido porque la mayoría de fines de semana han estado a un nivel de ocupación alto, salvo el de Nochebuena debido a la lluvia”, asegura.

De María considera que “en líneas generales el mes ha sido, en lo que a hostelería se refiere, correcto. Está claro que no ha sido como en 2019, pero sí ha estado a años luz de 2020, date cuenta que el año pasado hasta mediados de diciembre teníamos que cerrar a las seis de la tarde”.

En lo que a hoteles se refiere, el presidente de Horeca reconoce que “diciembre no suele ser un mes de mucha ocupación, aunque sí es cierto que los días 25 y 31 que suelen ser los más fuertes tenían en principio una ocupación del 85%, pero una vez que los contagios comenzaron a multiplicarse se bajó en torno al 30%. Creo que en general hemos tenido, siempre hablando de esos dos días, sobre un 60% de ocupación, que no está mal, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestro mayor cliente en esta época es el extranjero, que en esta época del año, cuando en Centroeuropa está todo nevado, suelen bajar aquí, pero este año no ha sido así debido a la situación sanitaria que había en sus países”.

Alfredo Carrasco, presidente de la Asociación Hostelería de Jerez, tiene claro que “no han sido unas fiestas buenas, pero por lo menos hemos estado abiertos y hemos dado rotación a nuestros productos y almacenes”.

Carrasco ha reconocido que las fiestas “han tenido dos partes. Una primera que empezó a finales de noviembre con las zambombas y que se desarrolló hasta mediados de mes y otra a partir de entonces cuando empezaron los contagios”.

En la primera, el balance “ha sido muy bueno”, llegando a pasar un puente de la Inmaculada “extraordinario además coincidió con buen tiempo, que a nosotros, para lo bueno y para lo malo, nos afecta mucho”.

En la segunda, en cambio, “se suspendieron muchas comidas, sobre todo las que tenían mucha gente, y el miedo a contagiarse afectó bastante”.

Pese a todo, “la última semana de diciembre no ha sido mala, pese a lo del pasaporte covid, que llegó con mucha urgencia pero con poca información y recursos. Creo que no está sirviendo para nada, aunque entiendo que ha sido el mal menor a un cierre, preferimos eso que haber cerrado. Date cuenta que si llegan a haber cerrado a mediados de mes, hubiese sido una catástrofe para la hostelería, más que nada porque estábamos cargados de material”.

Estos primeros días de enero, por contra, “han sido buenos, tanto el día 5 como el 6, y también entendemos que ha sido un acierto por parte del Ayuntamiento que no se anulara la cabalgata. Había que mantener las medidas, pero no podemos seguir suspendiendo cosas importantes para la ciudad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios