José Mazuelos | Obispo de Asidonia-Jerez ‘La mujer del siglo XXI: Ni independiente, ni segura ni con voz’. Campaña de Manos Unidas

El obispo José Mazuelos. El obispo José Mazuelos.

El obispo José Mazuelos. / Vanesa Lobo

A los sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seminaristas y a todos los fieles.Durante este año, llevaremos a cabo la Campaña LX bajo el lema ‘La mujer del siglo XXI: ni independiente, ni segura, ni con voz’. Sesenta años de apostolado llenos de trabajo e ilusión llevando el Evangelio al mundo.

Deseo en nombre de la Diócesis de Asidonia-Jerez y en el mío propio expresar nuestra alegría y nuestra acción de gracias al Señor al celebrar el sesenta aniversario de la fundación de Manos Unidas.

Al mismo tiempo, quiero recordar la necesidad que como Iglesia tenemos de trabajar con Manos Unidas en la defensa de la Dignidad de la Persona. Dicha defensa supone afirmar que cada ser humano, hombre, mujer, niño, niña, feto o embrión es imagen de Dios; que cada ser humano es una persona libre destinada a existir para el bien de otros en igualdad y fraternidad; y que cada una y todas las personas desde su concepción hasta su muerte son iguales y se les debe reconocer la misma libertad y la misma dignidad.

Es la persona humana el centro de toda la creación y es defendiendo su dignidad como podemos alcanzar una auténtica ecología y un mundo más humano.No podemos olvidar que la negación de la dignidad de los seres humanos está en la base y es causa de la pobreza y la exclusión que sufren cientos de millones de personas en nuestro mundo. Es por ello que se ha de reconocer y defender siempre la dignidad de cada ser humano como criterio fundamental de los proyectos sociales, culturales y económicos.

Es necesario, como cristianos y desde la Doctrina Social de la Iglesia, unir esfuerzos para alcanzar un desarrollo humano integral, cimentado en el respeto a los derechos humanos, pues la dignidad de todo hombre solamente queda garantizada cuando todos sus derechos fundamentales son reconocidos, tutelados y promovidosAnte este reto, quiero invitar a todas las parroquias, movimientos, asociaciones, hermandades y comunidades cristianas de nuestra Diócesis a participar en esta campaña que celebra Manos Unidas.

Os animo a uniros, tras el gesto significativo del ‘Día del Ayuno Voluntario’ que se celebró ayer viernes, a ofrecer una generosa aportación económica tanto en las colectas de las misas de este domingo 10 de febrero, como en las mesas petitorias en las calles de la ciudad.

Aprovecho también para expresar mi gratitud a todos los hermanos que han colaborado durante estos años y a los que formáis parte por vuestra labor apostólica y por el testimonio evangelizador que realizáis en esta Diócesis. Y deseo enviar un mensaje de felicitación y estímulo a los numerosos asociados y colaboradores que, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con Manos Unidas.Con mi cordial saludo y bendición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios