Jerez

El precio de la vivienda remonta un 7,5% en Jerez desde que tocó suelo en 2016

  • El metro cuadrado de los pisos se sitúa al cierre del ejercicio de 2018 en 920 euros, 64 más que dos años antes

  • Las transacciones se disparan un 23,5%, hasta las 2.244, el mayor registro de la última década

Cartel de una nueva promoción de viviendas en la avenida José Manuel Caballero Bonald. Cartel de una nueva promoción de viviendas en la avenida José Manuel Caballero Bonald.

Cartel de una nueva promoción de viviendas en la avenida José Manuel Caballero Bonald. / Manuel Aranda

El ladrillo vuelve a la senda de la recuperación, pero lo hace con pies de plomo y con un ojo puesto en las consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria, el tsunami que se llevó por delante un gran número de empresas del sector y que los ciudadanos han pagado con creces, en muchos casos con la pérdida de sus propiedades. Y además, las previsiones a corto plazo son optimistas.

El precio medio del metro cuadrado de vivienda en Jerez se situó al cierre del último ejercicio en 920 euros, el 1,32% más que el registrado en el último trimestre de 2017 y el máximo desde finales de 2015, cuando se alcanzaron los 933 euros/m2, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el precio medio varía sensiblemente en función de la zona o el barrio en el que se localiza la vivienda.

El municipio jerezano encadena dos años de subida en el último trimestre, en los que acumula un aumento de precios de cerca del 7,5% y 64 euros en números redondos.

El crecimiento es moderado, pero estable, aunque no se puede olvidar que el punto de partida lo marcan los 856 euros con los que cerró el ejercicio de 2016 y que constituyen el mínimo histórico de la vivienda en la ciudad.

Jerez se mantiene como segundo municipio de la provincia con la vivienda más barata tras Arcos

Hacía más de una década que el municipio jerezano no encadenaba dos años consecutivos de subida al cierre del último trimestre, en concreto desde el bienio 2006-2007, que acabó con un precio medio de 1.739, el más elevado pagado en Jerez por el metro cuadrado de los inmuebles destinados a domicilio particular y que supera en un 47% al actual. Es más, el precio que regía justo antes del inicio de la crisis financiera, alimentada en España por el estallido de la burbuja inmobiliaria, duplica los 856 euros con los que se tocó suelo en 2016 tras nueve angustiosos años de caída imparable.

2012 reza como el año clave en el desmoronamiento del mercado inmobiliario, que se dejó en aquel ejercicio casi un 25% de su valor medio –siempre en la comparativa de los precios medios del último trimestre–, desde los 1.454 euros del periodo octubre-diciembre de referencia hasta los algo menos de 1.100 con los que acabó el ejercicio.

El cuatrienio anterior (2007-2011), que oscila entre el máximo histórico de 1.739 y los reseñados 1.454 euros, los precios cedieron un 16,38% en el inicio de la cuesta abajo. Ytras la calamitosa brecha abierta por los pésimos resultados de 2012, la caída prosiguió otros cuatro años, en los que la vivienda se dejó otro 21,7%, hasta el suelo de los 856 euros de 2016.

Las ventas se animan

Ese año marca el punto de inflexión del cambio de tendencia en el municipio recogido por las estadísticas ministeriales, que también reflejan un considerable aumento de las compraventas de viviendas, que vuelven a superar la barrera de las dos mil justo una década después.

Los bajos precios animan las ventas, que se disparan un 23,50% hasta alcanzar en 2018 las 2.244 frente a las 1.817 con las que cerró el año anterior. La cifra del último ejercicio es la mayor de la última década y casi triplica a las transacciones registradas en 2013, cuando apenas se realizaron 885 operaciones de compraventa.

Las compraventas de pisos en Jerez en plena burbuja inmobiliaria rebasaron con creces las 4.000

El dato del último año, en todo caso, sigue estando lejos de las más de cuatro mil transacciones que se alcanzaron en el municipio jerezano en los años 2005, 2006 y 2007, el primero de ellos con el récord de 4.908 vigente hasta la fecha.

Por tipo de vivienda, las transacciones crecen en todas las categorías, estableciéndose los mejores registros de los últimos siete años. La vivienda libre, la tipología al uso y que representa ocho de cada diez propiedades vendidas en la ciudad, registró 1.867 operaciones en el conjunto del ejercicio pasado, casi el 24% más que en 2017. La vivienda protegida, es decir, aquellas que cuentan con financiación pública para su construcción y con los precios más económicos del mercado, fueron objeto de 377 compraventas, que en su caso supone un incremento interanual del 22%.

Por la antigüedad, hay que distinguir entre viviendas nuevas, que tras tocar suelo en 2017 con apenas 71 transacciones, remontan en el último año con más del doble de operaciones, en concreto 146;y vivienda de segunda mano, la más demandada con 2.088 compraventas, pero también la más estable, ya que apenas varía un 2%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios