Vidas perras

No hay problema que no solucione… Maya

  • Buena y cariñosa, sigue siendo, con doce años, una perrita activa que necesita conocer un hogar

 En un país multicolor, quisiera vivir nuestra querida Maya; en una casita donde el cariño, la tranquilidad, el confort, los mimos y los cuidados le hicieran "alucinar en colores". Maya conoce algunos de ellos: el verde y ocre de la protectora, el de las pelotas que sus compañeros de jaula, Juampe y Diana (ahora adoptada), coleccionaban continuamente, el de los ojos, manos y corazón de los distintos voluntarios que, a lo largo de tantos años, han pasado por el patio tres donde ella, nuestra querida Maya, habita y espera.

Le faltan muchos colores por conocer, sobre todo el blanco de la paz, de saberse a salvo en un buen hogar, el azul de estar tan a gusto, como en el cielo, al recibir en exclusividad los mimos que tanto le gustan y, el rojo, del corazón que por fin la elija como compañera de viaje, la mejor y más fiel de las compañeras.

 

Maya llegó a la protectora hace once años de la mano de una voluntaria que la encontró literalmente aterrada vagando por la calle, huyendo de todos y de todo y, desde entonces, ha vivido allí, en perfecta armonía con todos los perritos con los que comparte espacio y hogar, especialmente con Juampe y Diana con los que ha compartido prácticamente su vida. Con esta última, adoptada hace unos meses, protagonizó Maya una anécdota muy bonita y  que a todos nos emocionó: Diana estuvo mucho tiempo ingresada por una enfermedad que estuvo a punto de llevársela y, cuando parecía que iba mejorando, no le daban el alta porque se negaba a comer, así que pensamos que si se reencontraba con sus amigos quizás se animara; primero decidimos llevar a los dos a El Puerto, a la clínica veterinaria pero, después, nos decidimos por Maya por ser más serena,  y que por su carácter no alteraría a nuestra Diana; no tenemos palabras para expresar cómo fue ese reencuentro!!! Qué emoción ver a las dos tan contentas, tan animadas y tan felices de volver a verse y, lo mejor, que Diana comió y pudo volver a casa.

 

Así es Maya, no hay problema que no solucione porque con su alegría, su bondad, su cariño, su timidez, su saber estar sin imponerse…ayuda y anima a todo el que la tenga cerca;  porque con su meneo de rabito y su baile tan característico sabe sacar una gran sonrisa por muy malo que haya sido el día; porque es de las perritas dispuestas a  darlo todo a quien le dé una oportunidad, a quien le muestre afecto y paciencia, eso sí, porque 'alguien' se lo hizo pasar verdaderamente mal a nuestra Maya y a pesar de los años pasados y del cariño recibido, ella tiene mucho miedo a casi todo. No obstante la hemos llevado a la playa y a la calle en varias ocasiones y va mejorando poco a poco y, ahora Maya participa junto con otra perrita de la protectora en un proyecto de atención a los ancianos realizado por el colegio veterinario de Cádiz donde le han dado un sobresaliente porque se porta genial y ayuda a que estas personas sean más felices y salgan de su rutina y apatía diaria (no hace falta decir que fue elegida para la experiencia por buena y cariñosa).

 

Maya va a cumplir trece años, su salud es perfecta y sigue siendo una perrita activa pero no es justo que no conozca un hogar, no es justo que siga sin salir de la protectora, no es justo que con esa edad tenga que seguir soportando los rigores del clima, el frío y la lluvia en invierno, el extremo calor en verano y la ausencia de la mano amiga que ella tanto reclama. Ojalá tengas suerte, preciosa y dulce Maya, ojalá estas palabras escritas desde el corazón te ayuden a vivir en tu 'país multicolor'.

PARA ADOPTAR: 

675485992/ 660185885

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios