La crisis del coronavirus en Jerez Las mascarillas sí son para el verano

  • Los jerezanos cumplen de manera generalizada con el uso obligatorio de la mascarilla

  • Ahora bien, muchos siguen sin ponérsela correctamente al dejar la nariz al aire

  • Por el momento, no hay cifras oficiales de los primeros sancionados por incumplir la nueva norma

Un grupo de personas esperando un autobús urbano. Un grupo de personas esperando un autobús urbano.

Un grupo de personas esperando un autobús urbano. / Vanesa Lobo

Un padre mira como su hijo no deja de dar vueltas en el carrusel de la plaza del Arenal. El pequeño, que no tendrá más de cinco años, lleva su mascarilla e, incluso, unos guantes desechables puestos antes de acceder a la atracción. Es mediodía y el calor empieza a apretar. Pero para este pequeño, que de esta pandemia poco más sabrá de que hay un “bicho” que no le ha dejado volver a la escuela con sus amigos, poco le importa en ese momento llevar tapada la boca y nariz con un elemento del que desconocía de su existencia hasta hace poco. 

Este miércoles ha sido el primer día donde se ha ampliado el uso obligatorio de la mascarilla. Con el objetivo de evitar rebrotes, la Junta de Andalucía ha establecido que, salvo en algunos casos como estar en casa, conducir un vehículo solo o acompañado de la familia o se practique deporte de manera individual, se lleve puesta la mascarilla, se cumpla o no con la distancia de seguridad establecida en un metro y medio. 

Durante un paseo por el centro de Jerez a media mañana, son contados los incumplidores de la nueva norma que entró en vigor la pasada medianoche. Ya es raro quien no tenga, al menos, una mascarilla en su casa, ya sea higiénica, quirúrgica, FFP2 o de tela. Por desgracia, ya hace prácticamente tres meses que se convirtió en un elemento más que nos llevamos a la calle, como bien pueda ser el teléfono móvil, las llaves de casa o la cartera. Eso sí, tanto farmacéuticos como distribuidoras garantizan que hay suficientes en 'stock'.

El uso de las mascarillas ya es obligatorio y la Policía Local y Nacional pueden establecer sanciones si esta no se lleva puesta. Ahora bien, el Ayuntamiento ya se apresuró el martes a reclamar más concreción a la Junta de Andalucía a la hora de establecer directrices y criterios para hacer este control, puesto que la norma autonómica incide en que es una labor que deben realizar las entidades locales. Por el momento, no hay datos oficiales si ya ha habido sancionados en la ciudad en las primeras horas de obligado cumplimiento de la Consejería de Salud y Familias

Ahora bien, más allá de las sanciones, sería recomendable poner el énfasis en recordar cómo deben ponerse correctamente las mascarillas. Son muchos los que las llevan correctamente; pero también hay, y bastantes, que piensan que ya están protegidos o no contagian con solo taparse la boca y dejar al aire la nariz. Con esta actitud, este elemento preventivo pierde su eficacia.

Hay quien esta actitud lo puede achacar al calor. Es 15 de julio, víspera del día de la Virgen del Carmen, y la ciudad sobrepasa los 35 grados de temperatura. Pero, tal vez, muchos hayan olvidado demasiado pronto que aún vivimos en plena pandemia a la que, por desgracia, no se le ha puesto coto.  

Una camarera en la terraza de un bar de la calle Larga. Una camarera en la terraza de un bar de la calle Larga.

Una camarera en la terraza de un bar de la calle Larga. / Vanesa Lobo

“Qué calor hace con esto puesto”, señala una señora nada más pedir un refresco en la terraza de un bar de la calle Larga. Este es otro comportamiento habitual que todos debemos corregir. El hecho de estar sentado en la terraza o en el interior de un bar no exime de la mascarilla. Esta debe quitarse únicamente en el momento de comer o de beber, no cuando ni siquiera el camarero ha dado ni los buenos días al cliente.  

Mientras, comercios y restaurantes buscan salvar el verano. Todos sin excepción llevan ya semanas con medidas de protección frente a la pandemia. Carteles recordando el uso de la mascarilla y de la necesidad de cumplir con la distancia de seguridad, geles a disposiciones de los clientes, limitaciones de aforo... son ya el pan nuestro de cada día al que se ha sumado ahora el uso obligatorio de la mascarilla. “Todo sea por parar esta locura”, señala una dependienta de una tienda de ropa infantil del centro.  

Precisamente, la Policía Local de Jerez ha publicado por redes sociales una guía para recordar el uso obligatorio de la mascarilla y de las excepciones. Cualquier medio es válido para parar este virus entre todos.

Publicado por Policía Local Jerez de la Frontera en Miércoles, 15 de julio de 2020

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios