Bodegas

Francisco Lorenzo deja la representación institucional de las cooperativas del Marco de Jerez

  • El presidente de la sectorial del vino de las cooperativas da un paso al lado, pero seguirá trabajando para el Marco desde otros ámbitos

  • Lorenzo pone fin a 12 años al frente de la representación institucional de las cooperativas de los que destaca los "grandes acuerdos" que "sientan las bases para un futuro mejor" 

Francisco Lorenzo, presidente de la sectorial de vinos de las cooperativas los últimos seis años

Francisco Lorenzo, presidente de la sectorial de vinos de las cooperativas los últimos seis años

Francisco Lorenzo ha decidido dar un paso al lado tras doce años como interlocutor de los intereses cooperativistas ante las instituciones, seis de ellos como vicepresidente del Consejo Regulador del jerez y otros seis al frente de la sectorial de vinos de Cooperativas Agroalimentarias de Cádiz.

"Lo hago por voluntad propia y convencido de que, entre todos, hemos conseguido avanzar mucho y poner las bases para un futuro mejor de nuestra empresas y de todo el Marco de Jerez", explica Lorenzo, no sin subrayar los "grandes acuerdos" logrados durante su gestión al frente de la representación de las cooperativas.

El ya ex presidente de la sectorial de vinos, que mantendrá su cargo de director gerente de la Cooperativa Católico Agrícola de Chipiona y que se volcará a partir de ahora en otros proyectos personales, también relacionados con el vino, asegura que "han sido años muy duros y complicados", si bien defiende la "independencia" y "unidad" que ha caracterizado a las cooperativas del Marco de Jerez en este tiempo pese a que "muchas veces se nos ha reprochado que la voz de las cooperativas siempre iba de la mano de alguien". 

En su repaso a su etapa al frente de la representación institucional, Lorenzo alude a los "importantes acuerdos" alcanzados en este periodo, entre los que cita la ampliación de la zona de crianza a todo el Marco, la regulación de las ventas de vino a granel y la ampliación de la representatividad de las cooperativas en el Consejo Regulador. 

A su juicio, la ampliación de la zona de crianza a los municipios de Chipiona, Trebujena, Chiclana y Rota supone un "hito histórico" que da respuesta a una vieja reivindicación de las cooperativas. En este sentido, recuerda que desde su constitución en 1933, el triángulo "mágico" Jerez-El Puerto-Sanlúcar ha tenido el derecho a la comercialización en exclusiva de los vinos con el sello de la Denominación de Origen, que ahora, "con generosidad y visión de futuro por parte de las organizaciones" podrán utilizar también las cooperativas y bodegas de la zona de producción que "hacen excelentes vinos, aspiran y desean ser Jerez-Xérez-Sherry". Lorenzo se muestra convencido de que la DO sale "fortalecida y reforzada" con esta modificación, que además "va a generar enorme valor añadido para las bodegas y los municipios".

Lorenzo en su etapa de vicepresidente del Consejo Regulador junto a César Saldaña, actual presidente de la institución del vino Lorenzo en su etapa de vicepresidente del Consejo Regulador junto a César Saldaña, actual presidente de la institución del vino

Lorenzo en su etapa de vicepresidente del Consejo Regulador junto a César Saldaña, actual presidente de la institución del vino

El responsable sectorial destaca igualmente la "defensa a ultranza" de la venta tradicional a granel en los despachos de vinos y tabancos, "fundamental para la economía de nuestras empresas y con un valor enoturístico único y propio de nuestra Denominación". A su juicio, la regulación de este apartado "garantiza la autenticidad y trazabilidad de nuevos vinos", mientras que la incorporación de nuevos formatos para su venta en despacho y suministro a tabancos, "garantiza una mayor higiene y sanidad".  

La ampliación de la representatividad de las cooperativas en el pleno del Consejo Regulador, en el que han pasado de dos a siete vocales, es otra de las fortalezas que cita Lorenzo, quien alude igualmente a otros logros como el desbloqueo del conflicto entre Fino y Manzanilla, "encallado desde hace muchos años" y en el que se establece un periodo transitorio de diez años para el fin del Fino de Sanlúcar; el abandono paulatino del uso del Bag in Box para la comercialización de los vinos de Chiclana; y, con anterioridad, el reconocimiento al Moscatel de Chipiona y Chiclana hace unos años como único vino con derecho al uso de la DO fuera de la zona de crianza, decisión adoptada en base a su "calidad y prestigio, superando localismos y con gran amplitud de miras".

Quedan otros retos importantes por hacer, señala Lorenzo en su despedida, el más importante quizás, el de la defensa de la rentabilidad de la viña, porque "sin uva y sin viticultores no se puede hacer nada". El responsable sectorial sostiene que "es responsabilidad de todos" y pide la implicación de las cooperativas, en cuyas manos recuerda que está el 50% del viñedo, porque "estamos obligados a buscar soluciones de rentabilidad que aseguren la continuidad del cultivo y de nuestras empresas".

A su juicio, el camino es seguir avanzando en la integración de las coopeartivas frente a la debilidad que supone la atomización de su oferta. "Hemos avanzado mucho en unidad, confianza y visión común, sin apenas estructura pero con efectividad, tras la mala experiencia de Aecovi, pero tenemos que seguir avanzando, pues la unidad de todos es la mayor fortaleza", subraya.

Francisco Lorenzo agradece la dedicación y esfuerzo de "todos los compañeros de las cooperativas" y de las personas del sector con los que ha compartido trabajo en la etapa a la que ahora pone fin, si bien anuncia que seguirá trabajando para el Marco de Jerez desde otro ámbito y como director de la Cooperativa Chipiona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios