Mapa de Músicas

Música degenerada

  • Los dos últimos discos de Pedro Halffter con la Filarmónica de Gran Canaria están dedicados a Schreker y Schoenberg

En 1937, jerarcas del régimen nazi organizaron en Múnich una exposición de obras que, bajo el título de Entartete Kunst (Arte degenerado), pretendía ridiculizar las tendencias plásticas modernistas (cubismo, dadaísmo, expresionismo, fauvismo, impresionismo...). Al año siguiente, la exposición se repitió, pero esta vez aplicada exclusivamente a la música (Entartete Musik): todas las corrientes vinculadas al atonalismo y al jazz, y, más allá aún, todos aquellos compositores de origen judío o de ideología izquierdista quedaban definitivamente proscritos de la Alemania oficial, que se había impuesto como objetivo defender la superioridad de los valores que alumbró la gran línea de la música germana que comunicaba a Bach con Wagner a través de Beethoven y Bruckner.

Esta historia ha sido relativamente bien contada en los últimos años, gracias a ciclos de conferencias, publicaciones, exposiciones y series de grabaciones discográficas. Ahora, es Pedro Halffter quien, con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, se acerca a dos de los compositores que, por su doble condición de judíos y modernistas, más furibundamente despreciaron y combatieron los nazis: Franz Schreker (1878-1934) y Arnold Schoenberg (1874-1851).

De Schreker, Halffter ofreció hace unos años en el Maestranza de Sevilla el estreno español de su obra maestra, la ópera El ruido lejano (1912), y es precisamente con el Nocturno que suena como interludio en el tercer acto de esta obra (en versión íntegra, no la abreviada que se ofreció en las representaciones) con el que abre un disco magnífico, en el que se incluye también la Sinfonía de cámara (1917) y la Obertura fantástica Op.15 (1903-04), música de un tardorromanticismo de corte brahmsiano en la Op.15, que se hace expresionista y voluptuoso en las otras dos obras, sin romper en ningún caso con la tonalidad, pero apurando sus extremos: el lirismo de Alban Berg le debe sin duda mucho a Schreker.

El trabajo dedicado a Schoenberg incluye conocidos trabajos de transcripción del maestro vienés. Se trata del Cuarteto con piano en sol menor Op.25 de Brahms y del Preludio y Fuga en mi bemol mayor BWV 552 de Bach. Admirador de la música brahmsiana (en su famoso ensayo Brahms, el progresivo combatía la idea arraigada en los seguidores de Wagner de que el músico de Hamburgo era un conservador recalcitrante), el trabajo de orquestación de la Op.25 lo realizó Schoenberg entre 1937 y 1938 por petición del director Otto Klemperer, mientras que la orquestación sobre Bach es una década más antigua. Con una orquesta en excelente estado de forma, Halffter muestra su especial afinidad con este repertorio, regodeándose de forma especial en el color orquestal y en el estiramiento de las frases hasta sus propios límites. Que con la actual situación discográfica, sea Warner la que publique estos discos no deja de resultar un aval para el trabajo del maestro madrileño.

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Pedro Halffter Warner Classics

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios