Cumbre del aniversario Se cumplen 60 años de la firma del Tratado de Washington

Obama abre el proceso para la renovación radical de la estrategia de la OTAN

  • Las relaciones con Rusia y las nuevas directrices de la Alianza centran la reunión iniciada anoche con una cena en Baden-Baden · Nicolas Sarkozy rechazó nuevamente que Francia vaya a enviar más soldados a la misión en Afganistán

Los líderes de la OTAN renovarán su oferta de cooperación a Rusia y abrirán el proceso de revisión de la estrategia aliada, durante la cumbre que conmemora el 60 aniversario de la Alianza Atlántica. La reunión de los 28 jefes de Estado o Gobierno comenzó ayer con una cena de trabajo en el casino de Baden-Baden (Alemania), en la que el presidente estadounidense, Barack Obama, invitó a todos los aliados a reflexionar juntos sobre el futuro de la organización.

Obama dejó trazada la línea de partida de esa reflexión al recordar ante los medios que la OTAN "es la alianza más exitosa en la historia moderna" y que su "promesa básica" -que la seguridad europea es la seguridad de Estados Unidos y viceversa- sigue y seguirá vigente.

En esta cumbre, los líderes aliados abrirán el proceso que debe conducir en el segundo semestre de 2010 a la aprobación, en otra cumbre en Portugal, de un nuevo "concepto estratégico" que actualizará el adoptado hace una década y definirá con precisión las nuevas responsabilidades y misiones de la Alianza en el siglo XXI. Hace 60 años exactamente -el 4 de abril de 1949- fue firmado el Tratado de Washington, por el que Estados Unidos, Canadá y diez países europeos sellaban un pacto de defensa mutua para frenar la imparable expansión soviética en Europa tras la derrota del régimen nazi.

Hoy la Unión Soviética ya no existe, hace casi veinte años que Alemania recuperó su unidad y la organización defensiva nacida en la Guerra Fría cuenta ya con 28 miembros y dirige en Afganistán, muy lejos de continente europeo, una fuerza de combate de 62.000 soldados contra fundamentalistas islámicos.

En el encuentro de anoche los dirigentes aliados analizararon también el futuro de sus relaciones con Rusia.

También en este ámbito, el presidente Obama, gran protagonista con su mujer en Estrasburgo, trata de tender la mano y abrir espacios a la cooperación, con la mirada puesta en la importante contribución que puede hacer Moscú a la seguridad mundial. "Es importante asociar a Rusia, reconociendo sus legítimos intereses", dijo Obama, pero también subrayó que "la autonomía e independencia de todos los estados europeos deben ser respetados".

Los aliados no han olvidado ese episodio ni han aceptado la independencia unilateral de las repúblicas secesionistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia.

Pero como ha recordado Obama, "Estados Unidos, Europa y Rusia, tienen un interés común en evitar que Irán se dote de armas nucleares".

Antes del comienzo de la cumbre, Obama y el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, escenificaron lo que pretende ser el comienzo de una nueva era en las relaciones entre Europa y EEUU.

La cumbre del 60 aniversario de la Alianza Atlántica ha estado precedida por sendos encuentros bilaterales entre el mandatario estadounidense, el presidente francés y la canciller alemana.

Obama ha dejado claro que es partidario de una Europa "fuerte" que disponga de "capacidades de defensa reforzadas" que le permitan actuar con eficacia junto a EEUU en el escenario internacional. "No pretendemos ser los patronos de Europa, sino sus socios. Cuanto más capaces sean los europeos en defensa, mejor podremos actuar de concierto frente a los desafíos comunes", ha asegurado el mandatario estadounidense.

Durante la mañana, tras su encuentro con Sarkozy, el presidente estadounidense había considerado que es "más probable" que la organización terrorista Al Qaeda sea "capaz" de llevar a cabo "atentados más graves" en territorio europeo que en Estados Unidos debido a la "proximidad".

Obama confió en que el compromiso francés a hacer más en Afganistán -Sarkozy rechazó nuevamente el envío de más tropas- no sea "a regañadientes" sino porque es consciente de que el "hecho de que Al Qaeda pueda utilizar santuarios que sean usados para cometer atentados constituye una amenaza no sólo para Estados Unidos sino también para Europa".

"De hecho, seguramente es más probable que Al Qaeda sea capaz de cometer atentados más graves en Europa que en Estados Unidos, teniendo en cuenta la proximidad", opinó Obama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios