Crisis del coronavirus "Los presos también necesitan mascarillas"

  • Familiares de internos en Puerto I, II y III han presentado un escrito al Defensor del Pueblo para exigir medidas de protección para la población reclusa

Exterior del complejo penitenciario portuense Exterior del complejo penitenciario portuense

Exterior del complejo penitenciario portuense / Fito Carreto

¡Que viene el lobo, que viene el lobo!. Y el lobo llegó. Hace más de una semana que sindicatos de funcionarios de prisiones y familiares de internos reclaman a la Administración mayores y mejores medidas de seguridad en los centros penitenciarios de la provincia de Cádiz para evitar la propagación del coronavirus dentro de las cárceles. 

Instituciones Penitenciarias comenzó a repartir mascarillas entre su plantilla el pasado miércoles, el mismo día que se confirmó el primer positivo por Covid-19 en un funcionario de prisiones. El virus se coló en Puerto II pese a las repetidas quejas y advertencias que se venían sucediendo. Un día después de conocerse ese primer contagio, el jueves 26 de marzo, la UME realizó labores de desinfección en las zonas comunes (patios, comedores, baños y módulos) de Puerto I y Puerto II. 

El positivo en Covid-19 del funcionario de Puerto II no ha hecho sino incrementar el estado de nerviosismo que se vive en las cárceles desde que fue decretado el estado de alarma. De un lado, los internos evitan relacionarse con los funcionarios, pues suponen su único contacto con el exterior; de otro, el síndrome de abstinencia empieza a hacer mella entre algunos reclusos, pues, sin vis a vis y sin permisos penitenciarios, la droga ya no entra en la cárcel. 

Ese nerviosismo se ha trasladado a los familiares de los presos, que exigen material de protección también para la población reclusa, no solo para los funcionarios. Así, han llevado su reclamación tanto al director del centro penitenciario de Puerto III como al Defensor del Pueblo

Las familias, esposas y madres fundamentalmente, piden que los reclusos dispongan de sus propios EPIs así como que se incremente la frecuencia de las labores de desinfección y limpieza, sobre todo en las zonas comunes de la cárcel. 

En la carta remitida al Defensor de Pueblo, los familiares explican que ya hay varios reclusos en observación tras padecer algunos síntomas relacionados con el Covid-19. Por ello, temen que las cárceles gaditanas puedan convertirse en un foco de contagio masivo. De momento, no se ha confirmado ningún caso positivo entre los reclusos.

"La escasez de material de protección y la falta de productos de desinfección en los centros penitenciarios nos hace recurrir a usted, necesitamos que se nos escuche. Los internos deben ser atendidos de manera urgente como es debido. De lo contrario, si el virus se extiende dentro de las respectivas prisiones, será imposible pararlo, y no estamos dispuestos a llegar a ese punto", expone el escrito remitido al Defensor del Pueblo.

En conversaciones telefónicas mantenidas con varias madres y esposas de reclusos, éstas insisten: "Los presos también necesitan mascarillas. Ante esta pandemia, todos somos iguales y todos estamos en riesgo. Ellos, al estar privados de la libertad, son más vulnerables si cabe". 

Las mujeres plantean también la posibilidad de excarcelar a aquellos internos que hayan cumplido la mayor parte de su condena bajo arresto domiciliario o con pulsera telemática para que cumplan el confinamiento establecido tras el decreto de alarma al otro lado de la reja. "Con esto solo queremos velar por su salud y su protección".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios