Antonio Orozco. Músico e Intérprete

"Mi experiencia en América ha sido increíble, no la cambiaría por nada"

  • El artista publica mañana 'Dos orillas' un nuevo disco grabado entre dos continentes La gira arraca el 1 de marzo en Málaga y pasará por Cádiz, en el mismo mes, Sevilla, Granada y Almería

-'Dos orillas' titula su nuevo trabajo, ¿donde reside la dualidad de este compacto?

-Pues es una referencia a España y Latinoamérica porque este disco se ha grabado en un sitio y en otro, a la vez. Desde la costa este a la costa oeste. Y desde un punto de vista, digamos, más conceptual pues dos orillas son las que separan un océano completo de sensaciones, emociones, de verdades que eso lo que realmente hay dentro de este álbum. Las Dos Orillas es, a modo referencial, un nombre que llama a dónde ha sido, cómo ha sido, cómo se ha hecho... La verdad es que ha tenido mucho que ver mi paso por todo el continente americano durante tantísimos, iba a decir meses, pero son años, casi cinco años.

-¿Ha supuesto mucho trastorno en su vida estar con un pie aquí y otro allí durante esos años?

-La verdad es que sí. A veces cuesta un poco controlar la parte emocional, esa es la parte que más cuesta. Aunque tengo que decir que durante la primera etapa de esos viajes, todavía mi niño era muy chiquito y estaba conmigo pero ha sido esta última etapa la más difícil porque él ya no estaba y la distancia no es buena compañera.

-Por una lado, Los Ángeles con Rafa Sardina, por otro, el territorio nacional con sus productores habituales, ¿cómo ha sido la conjunción de estas dos maneras de ver el disco?

-Si te digo la verdad, normalmente, este tipo de colaboraciones no suelen terminar bien porque, efectivamente, las cosas se complican por el tiempo y por la distancia y, sobre todo, por los medios de comunicación que se utilizan, el correo electrónico, el teléfono... Pero este disco ha podido llegar a buen puerto ha sido, en gran parte, por la implantación en nuestro sistema de un sofware nuevo que se llama Nicecast, que ha hecho posible que trabajemos, prácticamente, a tiempo real y que podamos tomar las decisiones de forma conjunta. No ha habido comparación con otras ocasiones porque antes lo tiempos se alargaban, entre que esperabas las respuestas, volvías a contestar... Hemos trabajado muy bien.

-Nos presenta diez temas nuevos. ¿Han ido surgiendo durante esos cinco años de viajes?

-Siempre hay alguna canción que surge pero que estaba guardada en algún lugar. Siempre hay algunos recuerdos que, aunque no llegan completos, siempre llegan en parte a los nuevos proyectos. Pero, la mayoría de este disco son canciones que se han escrito entre un sitio y otro. Mira hay canciones que empecé a escribirlas en Buenos Aires y se terminaron en Barcelona y otras que empecé a escribirlas en Madrid y se concluyeron en California. No ha sido como en aquella época de Cadizfornia donde hice una gira en un lado y luego en otro y ya luego volví aquí a seguir con mi vida. No, ahora no ha sido así. En este caso, literalmente, ha ocurrido todo en un avión. Igual teníamos un concierto en San Antonio, en Texas, que al día siguiente teníamos uno en San Juan de Puerto Rico, y al día siguiente en Panamá y al día siguiente en Sevilla y al día siguiente en Jerez, y luego teníamos que ir a México... Continuamente saltando de un lado a otro, ha sido un poco locura pero creo que es la única forma de sembrar en tu proyecto musical.

-Supongo que habría días que no sabría ni dónde estaba desayunando...

-Te lo digo e igual no te lo crees pero había muchos días que tenía que llamar a la recepción por la mañana para saber donde andaba (ríe) Alguna vez también me ha pasado por España, pero no tantas veces como en este tiempo.

-¿Qué le ha ocurrido en América? A usted y a su música.

-La primera impresión de lo que América ha sido para mí, en mi música y en mi vida, está en este álbum, salta por todos lados. Irme de España con una carrera, más o menos, hecha, con una serie de objetivos cumplidos y llegar a León, Guanajuato, en México y tocar en la pizzería Mateo y a la mañana siguiente tocar en el cine no se qué y por la tarde en la tienda discos no sé cuántos.

-Casi como empezar de nuevo.

Así ha sido, tal cual. Pero ha sido una experiencia increíble, no la cambiaría por nada. Como ser humano ha sido una experiencia extraordinaria, aprendes a saber hasta dónde llegas. Ha habido días que... En fin, muchos momentos maravillosos.

-Musicalmente, este disco suena más pop, ¿así lo ha buscado?

-Bueno siempre he hecho pop...

-...No sé, en otros discos hay algún repunte más rock

-También en este disco hay como cuatro canciones muy tirando al rock y hay otras que tienen un airecillo más pop. Pero bueno, tú sabes que luego todo se coge y se lleva al directo y todo termina sonando de otra forma. Pero bueno, está claro que todo lo que ha ocurrido en los últimos años suena en este disco. En mi opinión, está también bien rockeado.

-Nos cuenta historias de amor y de desamor pero hay algún tema de corte reivindicativo como 'Voces'. ¿Indispensable un canción así en estos tiempos que corren?

-Voces es una canción que habla de todas las voces que faltan, sobre todo, en estos tiempos donde hacen tanta falta. Voces tiene una prioridad que es llamar la atención, tocar las conciencias, que creo que es lo que hace falta en este momento y cada uno lo debe de hacer desde donde puede, yo lo hago desde la música. Ahora mismo, en la música y en la cultura, no tenemos un buen arrope.

-¿Cómo está siendo su experiencia en el programa 'La Voz'?

-De puta madre, me estoy divirtiendo. Esto muy contento y muy orgulloso de formar parte de ese equipo de trabajo, de haber sido elegido para ocupar ese sillón y tener la suerte de tener a los compañeros que tengo.

-Sin embargo su carrera no ha sido, digamos, televisiva

-Es que no es lo mismo lo que estoy haciendo yo a recurrir a un programa para poner en marcha tu proyecto. Pero todas las partes son igual de buenas. Ocurre que hoy día las oportunidades no existen. Cuando yo empecé había bares donde poder tocar, ahora no, podías tocar en el metro, ahora no se puede, podías tocar en la calle, ahora no se puede. Como sigamos así dentro de poco vamos a tener que pagar para poder tocar la guitarra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios