S e ha firmado el nuevo contrato del Ayuntamiento para la recogida y gestión de las basuras. La ciudad estaba sucia por dejadez de la limpieza viaria debido a escasez de plantilla, instrumentos envejecidos, agotamiento de contrato. Dice la Sra. Alcaldesa que Jerez se va a "escamondar", que figuradamente significa "quitar lo superfluo o dañoso". Pero quisiera dirigir la mirada al suelo para hacer algo contra los residuos eternos de la cera cofradiera, de los chicles, de las bolsas y latas de aperitivos. Por ejemplo: la plaza de las Angustias remozada hace unos años; pusieron un suelo abujardado para evitar los deslizamientos. ¿Quién quitará las ceras cofradieras incrustadas en el abujardado del pavimento? ¿Y en la plaza del Arenal? Lo mismo con los chicles depositados en suelos, debajo de asientos públicoS. Las pipas, las bolsas de aperitivos... Entonces, si la ciudadanía no considera la ciudad como propia, no habrá empresa suficiente. Nadie tira en el suelo de su vivienda cáscaras, chicles, churretones de cera. Porque es su casa. Pues Jerez, es también la casa común.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios