Análisis

santiago cordero

El ERTE de los dioses

El Barça, su junta directiva, ha llegado a una especie de ERTE con todas las secciones y departamentos del club, salvo con la primera plantilla de fútbol. En España miles y miles de empresas han decretado un paro temporal porque la situación y la ley les ampara. Al mismo tiempo, millones de personas trabajadoras se han visto obligadas a engrosar 'temporalmente' la lista de desempleados.

No quiero caer en la simplicidad y en la opinión populista de señalar a unos señores que son tratados como dioses, viven como dioses, cobran millonadas, pero que después exigen derechos laborales como el resto (vacaciones en Navidad, convenio colectivo, etc). No estoy hablando del futbolista/currito, que es la gran mayoría, hablo de los Messi, Piqué y unos cuantos más.

Bartomeu podría aplicar por ley el ERTE, pero prefiere negociar porque sabe que a un dios no se le exige, se le suplica y eso es lo que está haciendo, para vergüenza de unos (los directivos) y los otros (los dioses). He leído que aproximadamente cada jugador de la primera plantilla dejaría de cobrar unos 700.000 euros/mes y claro, son muchos euros, aunque algunos jugadores tengan ya dinero suficiente para vivir 10 vidas.

Luego están las donaciones, la solidaridad del rico hacia el pobre que se está poniendo de moda en estos tiempo tan complicados. Nadal y Pau, en unión con Cruz Roja, están llevando a cabo una campaña de recogida de dinero entre los deportista profesionales. Esto es una cuestión diferente, que también tendría sentido analizar con rigurosidad, dentro de unos años. Ahora, en caliente, solo podemos decir, que toda ayuda, del tipo que sea, venga de donde venga, siempre será bienvenida. Esto es así por dos motivos; el primero, que mientras una sola persona salve su vida gracias a una ayuda, todo tendría sentido. El segundo es que hay tantos intereses, tantas ganas de echarse mierda los de la derecha a los de la izquierda y viceversa, que sería imposible un análisis honesto, ponderado y respetuoso sobre las ayudas, donaciones y solidaridad de los dioses hacia los humanos.

Solo me quedo la labor (mal pagada) de la policía y demás cuerpos de seguridad, con el personal (mal pagados) de los supermercados, los camioneros y sus miles de kilómetros (mal pagados), el bendito y total compromiso de los empleados de la sanidad española (mal pagados), de todas aquellas personas que se ven obligados a trabajar para sacar a este país de esta dramática situación y, por supuesto, del colectivo de la limpieza, principalmente mujeres, invisibles, mal pagadas, que recorren cada metro de hospital. Nadie aparecerá como donante, porque no son dioses. En cambio, son nuestros ángeles de la guarda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios