Existe en los Estados Unidos un debate que no es fácil de entender sobre lo que algunos llaman ahora la 'posverdad'. Ésta no sería más que la mentira de toda la vida llevada al extremo, a no recular nunca cuando le cogen a uno con las manos en la masa. Imagínense si cuando saltó a la luz el Caso Bárcenas, Rajoy hubiese comenzado una inflamatoria campaña llamando "mentirosos", usando esa palabra, a los medios de comunicación. Trump emplea ahora el término 'fake news' -noticiario falso, noticias falsas- para referirse a todos los medios que no le bailan el agua, referentes en esto del periodismo como CNN o New York Times. No he visto ningún empleo de esa 'posverdad' en España en ningún partido político y espero que eso no cambie, pero lo que me asusta es la facilidad con la que la persona más poderosa del planea no tiene rubor a la hora de refutar hechos que son pura verdad. Y la verdad es que deberíamos preocuparnos de que con esos modos haya sido votado masivamente. Miedo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios