La hostelería es una de las profesiones más sacrificadas, en cuanto horarios se refiere. El otro día leía por redes sociales a una persona que pedía compasión para estos trabajadores: "Si ves que quedan cinco minutos para que cierre el bar y sus camareros están recogiendo no te sientes, piensa en ellos". Algunos dirán que hasta el último minuto del horario establecido tienen derecho a sentarse y consumir. Y otros, por el contrario, se compadecerán de los trabajadores y evitarán crear una situación así. En cualquier caso, varios hosteleros me venían insistiendo en que España es el lugar donde más largos son los desayunos y las comidas. Se empiezan a dar desayunos a las 07,00 u 08,00 horas y hay personas, incluso, que piden un mollete y un café a las 14,00h. Lo mismo ocurre con la comida, donde hay establecimientos que hasta las 17h sirven platos. En otros países los desayunos se cortan a las 10h, por ejemplo. Lo que sí os aseguro es que si un día trasnocho y me levanto a las 14,00h, no voy a ir a un bar a pedir un mollete con jamón. Y menos, como diría mi abuelo, cuando ya ha bebido el Papa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios