Análisis

Manuel Moure

Ironías políticas

Esto de la política es cada vez más, a cada día que pasa, una expresión más del hooliganismo más sectario, del tipo quiero que mi equipo gane y que al tuyo lo goleen. Y cuantos más mejor. "Tú, con los tuyos, tengan la razón o no la tengan", es la arenga. Cientos de miles de personas se baten el cobre a diario en las redes sociales para hacer comulgar al resto con ruedas de molino. La irrupción de Vox comenzó a extender el término "extrema derecha" por medios de comunicación y redes sociales cuando, años antes, lo hizo Podemos sin que apenas unos pocos la tildaran, como de hecho lo es, de "extrema izquierda". Es lo que tiene la política. Que enerva. Llámenme ingenuo pero soy de los que pienso que todos los partidos desean lo mejor para el pueblo. Todos. En lo que difieren es en los caminos que hay que recorrer para llegar al objetivo. Cuando el bienestar común pasa por cambiar la celebración del 28-F o por expulsar a miles de inmigrantes, qué quieren que les diga, no lo veo. Creo que el camino a la prosperidad va por otros senderos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios