Análisis

Inmaculada Peña Ruiz

El abandono de la Casa-Palacio de Riquelme

Un Bien de Interés Cultural (también conocido por sus siglas BIC) es una figura jurídica de protección del patrimonio histórico español, tanto mueble como inmueble.

Todavía no puedo entender cómo la Casa-Palacio de Riquelme no está amparada por este nivel de protección o tutela, y sufre un abandono espeluznante que a todos los jerezanos y jerezanas nos pone los vellos de punta.

Presidiendo la plaza del Mercado, junto al Museo Arqueológico de Jerez y la Iglesia de San Mateo, "se viene abajo" una de las casas palaciegas más representativas del estilo Renacentista Plateresco en la ciudad.

Edificada en el siglo XVI por la familia Riquelme, su arquitectura medieval avanzada se encuentra inspirada en el Ayuntamiento de Sevilla y representa el poder que lograrían alcanzar durante la Edad Media frente a otras casas.

Su fachada "apuntalada", atribuida a Fernando Álvarez, cuenta con dos alturas y tiene un marcado carácter escenográfico que rompe con los modelos de construcción medievales. La ornamentación escultórica con relieves denota la sensibilidad humanística del momento, con simbología y alusiones a la mitología clásicas tan características de su estilo.

Un testimonio arquitectónico del que podemos disfrutar a duras penas por su mal estado de conservación, y que pone de manifiesto el florecimiento estético que hubo a lo largo del XVI en la ciudad.

Da verdadero pavor el abandono que sufre y la pasividad de las autoridades, Si desaparece, perderemos parte de nuestra historia e identidad, algo irrecuperable. ¿Es qué no somos conscientes?

Parece que no. Ni como sede del Instituto de Cultura Municipal, instalación cultural del Ayuntamiento o Pinacoteca de la Colección Joaquín y Helena Rivero, entre otras muchas propuestas fracasadas… por lo visto, es mejor que se caiga poco a poco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios