DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

pilar larrondo

El día que volvieron las cosquillas

Dicen que cuando uno se hace cosquillas a sí mismo no se produce ningún efecto. Al no haber factor sorpresa, el cerebro elimina cualquier tipo de reacción. Los encuentros post confinamiento son como las cosquillas.

Desde que se decretase el estado de alarma todos hemos planeado cómo sería volver a ver a aquellos cuya compañía nos arrebató el confinamiento. Los primeros días, desconocedores de la magnitud de las consecuencias que el coronavirus traía consigo, muchos soñaban con vivir ese eterno viaje aplazado, mientras que otros buscaban por internet una bonita casa con vistas al mar con la que celebrar el reencuentro con los amigos. La apabullante realidad que los días siguiente se dibujaba ante nuestros ojos aniquiló por completo nuestras fantasías. Hasta que empezó el proceso de desescalada no nos atrevimos a soñar de nuevo, aunque los sueños esta vez eran bastante más realistas. Nada de viajes, fiestas para celebrar o vacaciones junto al mar. La compañía, eso que tanto hemos añorado, era lo único importante. Por eso, cuando Pedro Sánchez anunció que a partir de este lunes se podían producir pequeñas reuniones, muchos jugamos a imaginar los encuentros.

Sabiéndonos con mascarillas y huérfanos de besos y abrazos, la mayoría empezamos a marcar en rojo en nuestros calendarios el Día D. Pero la vida, igual de azarosa para lo malo que para lo bueno, sabe que sin factor sorpresa las cosquillas no significan nada. Por eso, mientras los ávidos de compañía planeamos el reencuentro, ella te lleva a una calle poco transitada donde, por primera vez en mucho tiempo, vuelves a sentir ese pellizco en el estómago que sólo experimentas cuando alguien que no eres tú te hace cosquillas. El reencuentro llega de casualidad y el factor sorpresa te devuelve la esperanza, esa que lleva escondida y desterrada en el fondo de un cajón desde que alguien dijo que la vida ya nunca sería la misma. Pero puede que sí lo sea, que al final lo único que cambie sólo sean las prioridades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios