Análisis

Francisco Reinoso

El ruido, ¿una agresión?

V aya por delante el derecho de los jerezanos a fundar una empresa. Pero no a costa de la salud de otros. La violencia no está justificada para conseguir objetivos. Esto no es una selva, hay unas normas. Pero ¿Qué hacer cuando los derechos de un ciudadano, o de una comunidad, no son atendidos por el gobierno local? Desde la OMS, la Unión Europea, España, Andalucía, Jerez, hay normativas contra el ruido, legislación, jurisprudencia, suficientes para atajar el problema del derecho a la salud, al descanso, a la vida familiar. El ruido es una agresión a los derechos ciudadanos, pero nadie se puede tomar la justicia por su mano. Vale. Son muchas las quejas ciudadanas contra el abuso de los "emprendedores" y pocas las soluciones del gobierno de la ciudad, o de los anteriores. En Arcos, ciudad hermana, los vecinos recurrieron a la justicia. Lenta, pero dieron la razón a los ciudadanos. Recurrieron y además se ha condenado al Ayuntamiento de Arcos a indemnizar con 80.000 euros a los afectados. Hay cauces eficaces contra el ruido. Los ciudadanos tenemos derechos, pero hay que exigirlos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios