Opinión| Flamenco

Pepe Marín

Cuarenta y siete años años de la ‘Nueva frontera del cante de jerez (I)

Portada del disco 'Nueva frontera del cante de Jerez'. Portada del disco 'Nueva frontera del cante de Jerez'.

Portada del disco 'Nueva frontera del cante de Jerez'.

Parece que fue ayer y en este 2020 se cumplen 47 años de la aparición del doble LP “Nueva frontera del cante de Jerez”, un trabajo para la RCA auspiciado por la peña flamenca “Los Cernícalos” en colaboración con la Cátedra de Flamencología con todas las bendiciones del poeta arcense Antonio Murciano, el director de la referida Cátedra, Juan de la Plata y el presidente de la más veterana entidad flamenca de Jerez, Antonio Benítez Manosalbas, mano a mano con Joaquín Rodríguez, Juan Enry, “Dieguinchi”, Pepe Mateos y otros grandes aficionados configurantes de la peña, entidad que, si hoy tiene su domicilio social en la calle Sancho Vizcaíno, 25, en aquellos años de los setenta y posteriores del siglo pasado su sede se encontraba en la conocida Estancia Barrera.

Al ser dos los trabajos editados en un mismo y unido formato he creído conveniente dedicar esta semanal y dominical información en dos capítulos o apartados, uno para cada uno de los dos LPs, titulados que fueron como “Recital de cante gitano” y “Fiesta en la Plazuela” y aglutinados en el genérico “Nueva Frontera del Cante de Jerez”, extrayendo en parte los textos de presentación que escribieron por separado Juan de la Plata y Antonio Murciano, respectivamente.

Para el “Recital de Cante Gitano”, Juan de la Plata subtituló su prólogo “Jerez, cantera flamenca” destacando los cantes por siguiriyas y taranto de Manuel Torre, los martinetes fragueros, soleares de la Plazuela, fandangos naturales, malagueña corta de “El Mellizo”, tientos, siguiriyas viejas de Jerez y fiesta por tangos, contando con la participación cantaora de Manuel Moneo, Diego de los Santos “Rubichi”, Luis de la “Chicharrona”, Mateo Soleá, Cayetano Fernández “Nano de Jerez” y Juan Moneo “El Torta”, respaldadas dichas intervenciones por las guitarras de Parrilla de Jerez, Pedro Carrasco “Niño Jero”, Rafael Alarcón y “Moraíto”.

El prologuista –fundador y director de la Cátedra de Flamencología de Jerez hasta su definitiva marcha”-, destacaba el hecho de que, desde el siglo XVIII, la cantera inagotable de grandes artistas flamencos, especialmente en lo que se refiere a la rama del cante, no ha cesado de dar nombres prestigiosos, figuras de gran talla artística. Los nombres de los cantaores gloriosos, nacidos en Jerez, están en todos los tratados y en el conocimiento de todos los buenos aficionados. La cuna de Manuel Torre, el más grande “monstruo sagrado” del cante flamenco de todos los tiempos ha aportado –y continúa aportando- una pléyade de cantaores marcados por ese “jondismo” clásico propio de esta tierra.

Hoy más que nunca, cuando otros manantiales flamencos se agotan, la fuente de “Los Albarizones”, según decía Pepe “El Tordo”, aquel viejo cantaor de Santiago, continúa manando agua milagrosa para “cantar bien”.

En estos y parecidos términos se expresaba Juan de la Plata en el prólogo del LP “Recital de cante gitano”, destacando al tiempo la cualidad cantaora y guitarrística de cuantos artistas tomaron parte en el mismo; a algunos de ellos, en esta primera entrega de “La Nueva Frontera del Cante de Jerez” –que siempre será nueva gracias a la incontable nomina de jóvenes figuras que engrosan la fecunda lista-, quiero dedicar especialmente este trabajo, recordando especialmente a los hermanos Moneo, Manuel y Juan, Juan y Manuel, Diego de los Santos “Rubichi”, Luis de la “Chicharrona”, Manuel Fernández Molina “Parrilla de Jerez”, Rafael Alarcón y Manuel Moreno Junquera “Moraíto”, todos ellos por los cielos de Jerez. A todos, a su memoria, a su recuerdo, a su arte, a su amistad de la que nos hicieron partícipes, quiero dedicarles mi adhesión inquebrantable de aficionado, al tiempo de enviarles hasta su casa definitiva mi consideración y mi profundo agradecimiento por las horas, noches y días de gloria flamenca pasados junto a ellos, así como a la embajada cernicalera capitaneada por Antonio Benítez Manosalbas por regalarnos en su día, hace 47 años, –regalo que continúa permanentemente vivo-, el doble LP –grabados ambos en el domicilio social de los estudios de Radio Jerez -, bajo el genérico titulo “La Nueva Frontera del Cante de Jerez”.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios