La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Abuso de menores y la permanente

Disculpen que les ponga el cuerpo malo pero es necesario insistir, frente al ciego buenismo legal, en los abismos de maldad que el tenebroso corazón de muchos seres humanos alberga. Las condiciones históricas permiten su despliegue impune como una epidemia. Recuérdense el nazismo, el estalinismo o el maoísmo. Que en nuestro día a día el horror no esté fomentado por doctrinas y gobiernos asesinos no significa que no se manifieste en episodios escalofriantes que producen vértigo.

Ayer un exconcejal de Compromís fue detenido por presuntos abusos sexuales a una menor de 16 años que vivía en acogida en su casa y por tenencia de pornografía infantil. Anteayer, tocando el fondo más repugnante de la perversión, detuvieron a un joven de 18 años acusado de agresión sexual a un bebé de 13 meses. Es un amigo de la familia que cuidó al bebé durante unos días. La alarma saltó cuando la madre, tras observar algunas lesiones, lo llevó al hospital donde los pediatras comprobaron que había sido víctima de una agresión sexual. De confirmarse los hechos este abusador debería cumplir una pena de prisión permanente revisable, porque no hay cadena perpetua: quien abusa de un bebé pierde el derecho a la reinserción. Sobrado de razón está el PP al registrar en el Senado una iniciativa de reforma del Código Penal para ampliar la permanente revisable a algunos casos de abuso sexual con penetración a menores de 16 años y varios supuestos de asesinatos por violencia de género o violencia en el ámbito familiar. Esto es tan realista y progresista como estúpidamente biempensante y reaccionaria es la oposición de los partidos que se tienen por progresistas a la prisión permanente revisable. La decisión estará en manos del PSOE, que tiene mayoría en la Cámara.

Se debe legislar en función de lo que somos, no de lo que deberíamos o podríamos ser. Sobre todo cuando los casos se multiplican de forma terrorífica. Según el Ministerio del Interior los menores son víctimas de la mitad de los delitos sexuales. Según un estudio de Fundación Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo presentado en el Congreso para impulsar una Ley Integral contra los abusos hacia menores de edad, los abusos sexuales en la infancia se incrementaron en un 178% en los últimos ocho años, en parte gracias a las redes. Hay que hacer mucho más de lo que se hace. Y urgentemente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios