La nicolumna

nicolás / montoya

Bicis encarriladas

NO deja de ser curioso que ya que teníamos la vía verde de la sierra, ahora tengamos que acostumbrarnos a la vía roja de Jerez. Parece que hemos dejado de ser una ciudad reconocida a nivel mundial en el mundo de las motos. Hasta las estrellas de la fama se están evaporando, y ahora pasaremos a ser conocidos como la ciudad mundial de las galaxias de las bicicletas gracias a la serpiente sinuosa que se ha dibujado por nuestras calles, al sudor de operarios que andan como locos cumpliendo órdenes y a los lumbreras que lo han diseñado desde la más lejana de las conciencias cívicas. Está sufriendo muchas críticas, derivadas de la falta de planificación, de las prisas de muchas decisiones y de las molestias que se han originado a muchos viandantes. Sobre todo, en cuanto a la movilidad de las personas mayores, los discapacitados, las madres lactantes con carritos de bebé y los críos con patinete. Y más aún, en las barbaries ante templos históricos, edificios emblemáticos y esquinas de las de toda la vida. Normalmente todas las mejoras urbanísticas tienen sus virtudes y sus defectos, sus defensores y sus detractores, pero también es cierto que la relación entre el coste y el beneficio hay que ponderarlo adecuadamente. Puede que muchos piensen que el color azul podría haber sido más jerezanísimo pero también es verdad que la pintura utilizada es las más cosmopolita. Puede que este color sea muy taurino, y solo falte el albero para que estemos colaborando a la promoción de la fiesta nacional y que después sirva este carril-bici para el arrastre de morlacos cornúpetas de los que tanto abundan por la zona. Una pregunta a responder dentro de unos años, será la de saber el grado de beneficio social que tendrá el carril, el nivel de nuevas vocaciones que nos hagan tener algún jerezano en el Tour, y la bajada en los niveles de colesterol de más que un aficionado. Dentro de nada un carril de coches de caballos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios