DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Educación

Juan Manuel Gutiérrez

Psicólogo Equipo Educativo ONCE Cádiz

Un equipo educativo del ONCE

Gráfico ilustrativo. Gráfico ilustrativo.

Gráfico ilustrativo.

Desde hace unos años tengo la satisfacción de pertenecer al Equipo Educativo de la ONCE en Cádiz. Un equipo que, siguiendo el modelo de intervención educativa que se lleva a cabo en España con la discapacidad visual, persigue la inclusión académica y social de los alumnos con ceguera o baja visión.

No es una tarea fácil. Tan sólo se hace posible si conseguimos soñar cada día con una escuela mejor y con los éxitos que los alumnos con dificultades graves de visión se merecen. El Equipo Educativo de la ONCE, tanto en la provincia de Cádiz como en el resto del país, compuesto por maestros de apoyo específico a los problemas de visión, psicólogos, trabajadores sociales, instructores tiflotécnicos y técnicos de rehabilitación visual y autonomía, no deja de soñar nunca con la superación de todos los retos que les surgen a estos menores que siguen generalmente un curriculum académico ordinario.

Por ello, en estos tiempos en los que la crisis sanitaria ha conseguido paralizar el curso académico, el Equipo Educativo de la ONCE, no ha parado de realizar actividades que estimulen un adecuado desarrollo de sus menores escolarizados. Ya que, si la falta de estímulo académico puede generar dificultades en cualquier menor, las dificultades en el niño ciego o con baja visión pueden llegar a ser aún mayores.

Entre otras muchas actividades y tareas asistenciales, una de las actividades que se ha realizado con ellos es el uso de los cuentos. Como es bien sabido, el uso del cuento facilita la expresión verbal de las dificultades y el desahogo emocional que estas circunstancias de confinamiento en el hogar requieren. Si los menores no pueden ver a sus amigos o familiares, ni salir a jugar a la calle, ni a practicar sus actividades extraescolares habituales que surja un conflicto emocional es bastante probable.Pare vitar la aparición de estas posibles alteraciones emocionales y de conducta, el uso de los cuentos y los juegos permite expresar los miedos, las fantasías y las decepciones, de forma que en ese entorno simbólico podemos encontrar opciones y alternativas de respuesta de una forma segura. Los cuentos facilitan cambios en la forma de interpretar las dificultades y, en consecuencia, en la forma en que los menores se valoran a sí mismos y, por tanto, en la forma de afrontar y resolver los conflictos cotidianos.

En este sentido, viene al caso recordar una máxima acuñada por los psicólogos cognitivos que dice que “el niño nunca es el problema, el problema es el problema”. A través de las historias o narraciones se cambia el yo soy así, con la estigmatización que ello conlleva, por el qué se puede hacer con el problema.

Algunos ejemplos de estos cuentos que son uilizados por el Equipo Educativo de la ONCE son los narrados por María Ángeles Duran para el desarrollo del vocabulario que, entre otras cosas, facilita la verbalización de las emociones, los cuentos narrados por Cristina Mateos que ponen énfasis en los valores a tener en cuenta en el día a día o los Blindhéroes de Susa Gómez y Rocío de Castro, cinco cuentos basados en una serie de justicieros todos ellos con algún tipo de discapacidad visual que solucionan conflictos cotidianos proporcionando ideas a los menores que se encuentran en situaciones similares.

Lo dicho, una satisfacción trabajar con todos ellos y comprobar cómo los estudiantes con discapacidad visual logran conseguir sus objetivos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios