Tribuna libre

José Castaño Rubiales

¿Fariseísmo histórico local?

A pesar de mi muchos años y de las muchas experiencias vividas en mi querido y amado Jerez, me siento sorprendido y enormemente apenado, porque una sugerencia publica, pidiendo que nuestro ayuntamiento rotule una plaza o calle con el nombre de nuestro recordado Obispo de Jerez don Juan del Río Martín pudiese formar tan gran alboroto en algunos sectores de la sociedad, especialmente entre algunos historiadores que al parecer se sienten agraviados u ofendidos, por lo que entendí que era una petición, como jerezano justa y merecedora.

Es de razón que toda sugerencia en este sentido pueda cuestionarse, sin embargo muchos de estos defensores de nuestro patrimonio esgrimen una serie de razones históricas sobre el cambio de nombres tradicionales de muchas calles de nuestra ciudad, cuando durante años se han estado cambiando continuamente los nombres de las mismas. Podría citar infinidad de sus antiquísimos y tradicionales nombres, y sin embargo fueron pocos los escandalizados que se atrevieron a decir ni pio.

Este fariseísmo histórico local resulta tan inadmisible, como penoso, so pena que con estas denuncias públicas estuviesen condicionados por los protagonismos públicos y por querer congraciarse con todos aquellos que huyen de los reconocimientos y gratitudes a las personas que no son de su cuerda.

Como jerezano y amigo que siempre he sido fiel y agradecido a las personas, que sin distinción de clase, aportan algo positivo para nuestra ciudad, he creído justo el pedir que don Juan del Río Martín tenga tan merecido recuerdo en una calle de Jerez.

Sería muy positivo para Jerez que en todo momento se fuese capaz de luchar por nuestros auténticos intereses públicos. Si fuese así, quizás no existiese tanto fariseísmo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios