LA TORRE DEL VIGÍA

Juan Manuel / Sainz Peña

Patrimonios

NO se le ocurren mejores cosas a los que (otra vez) han dejado España como un solar, que estulticias y bobadas de dimensiones bíblicas.

Lo penúltimo viene de una ex ministra, doña Carmen Alborch, que propuso la semana pasada que el feminismo sea Patrimonio de la Humanidad, lo cual es justamente la misma carajotada que proponer al machismo.

Así nos ha ido, claro, con estos pensadores brillantes que en vez de ocuparse de lo realmente importante han ido perdiendo el tiempo en gilipolleces mayúsculas y perlas como estas que no arreglan nada de nada.

Pues miren. He pensado en una listita de cosas que deben ser Patrimonio de la Humanidad antes de lo que propone la ex ministra. A saber: los baches de la calle José Luis Díez; el poblado chabolista de la plaza del Arenal, los palcos de Semana Santa, que se montan cuando los de Ximénez todavía andan desmontado las luces de Navidad; el mostacho de mi tía Angustias; las broncas de mi vecina Agustina a su marido; la Taberna Petra; los jaramagos que crecen en la Ciudad del Flamenco; las protestas perennes en la puerta del Consistorio; las actividades lúdicas del Parque González Hontoria; la rotonda de los caballitos de colores, el de Troya y la del motorista de la Granja; el pestazo perpetuo de la calle Gravina; el monumento a los bomberos y el monumento a las Hermandades; el pestazo de la azucarera y el de la depuradora del Portal; el puente del hospital; el deudón del Ayuntamiento; el viento de levante; la flota de autobuses urbanos; la ORA; la siesta con pijama y mantita; las tostadas con zurrapa de lomo; las cocletas de pollo que hace mi mujer; el jamón ibérico con huevos y papas fritas; los correos electrónicos de gachís que me manda mi compadre Enrique y, por supuesto, al tonto que se distrae con memeces en vez de dedicarse a resolver los problemas de un país como el nuestro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios