A RIENDA SUELTA

J.P. Lobato

Picaresca y albero

P ARA próximos años sería conveniente realizar un tríptico sobre cómo evitar ser tangado en Feria, dirigidos a guiris y autóctonos. Parece ser que muchas casetas -no todas- se han creído con creces eso de los brotes verdes y este año han metido una buena subida a los precios de toda la vida. Una jarra de rebujito -ese manjar innegociable de la fiesta jerezana- puede llegar a varias hasta seis euros dependiendo del lado y tramo de calle principal (la de Las Palmeras) que uno caiga. Y de ahí para arriba. Hay croquetas a auténtico precio de gambas de Sanlúcar. Algunos, incluso, se han aprovechado de ese dicho popular que cuenta que las casetas de distintas hermandades tienen precios más populares para arrendar y hacer su propio agosto. Además de haber vivido esta picaresca en primera persona, el que firma estas líneas ha sido testigo, además de haber oído y leído críticas de distintos sectores a este respecto. Pida carta, valore y sume antes de beberse dos vasos y que los números empiecen a tambalearse y la cartera se quede seca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios