Mª José García Pelayo / Presidenta Del PP De Jerez

Plena igualdad de oportunidades

En el Día Internacional de la Mujer, el Partido Popular quiere reiterar su compromiso de lograr la plena igualdad de oportunidades entre el hombre y la mujer. Son muchos los avances conseguidos en los últimos años, aun queda mucho por hacer por la igualdad de la mujer, por una igualdad real, efectiva y plena. Por justicia, en una sociedad libre y democrática todas las personas debemos tener los mismos derechos y oportunidades, las mismas obligaciones y deberes, sin privilegios ni discriminaciones. La igualdad de oportunidades empieza por la igualdad de condiciones en el acceso a los mismos puestos de trabajo, en la igualdad en la calidad del mismo y en la igualdad en la promoción y permanencia en el puesto de trabajo. El principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, aplicable en el ámbito del empleo privado y en el del empleo público, se garantizará, en los términos previstos en la normativa aplicable, en el acceso al empleo, incluso al trabajo por cuenta propia, en la formación profesional, en la promoción profesional, en las condiciones de trabajo, incluidas las retributivas y las de despido, y en la afiliación y participación en las organizaciones sindicales y empresariales, o en cualquier organización cuyos miembros ejerzan una profesión concreta, incluidas las prestaciones concedidas por las mismas.

Sin embargo conocemos ahora el último dato de la discriminación salarial de la mujer en el mercado laboral, según el cual las mujeres en España ganaron en 2007 un 17,6% menos de media que los hombres, según un estudio difundido por el Ejecutivo comunitario, una diferencia que en el caso del conjunto de la Unión Europea se reduce al 17,4%. En el último año la tasa de desempleo femenino se ha incrementado en cuatro puntos, situándose en la actualidad en el 19,07%, según la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2009. La tasa de empleo de las mujeres en nuestro país es del 53,27%, mientras que la de los hombres es del 66,34%, muy lejos del objetivo del 60% de empleo femenino fijado por la Unión Europea en la Agenda de Lisboa para 2010. Tampoco se han cumplido otras previsiones de la Ley de Igualdad respecto de la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad de la Administración, así como en los órganos de dirección de las empresas.

El Partido Popular no ha necesitado cuotas para que Luisa Fernanda Rudí fuera la primera y única presidenta del Congreso de los Diputados, ni para que Esperanza Aguirre sea la única presidenta de una Comunidad Autónoma y fuera la primera y única presidenta del Senado, ni para ser el partido con más presidentas regionales y alcaldesas de España. Sin necesidad de cuotas.

Es preciso continuar trabajando para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres y para reducir la tasa de temporalidad femenina. Debemos lograr que las mujeres puedan acceder a los puestos de responsabilidad que merecen, sin obstáculos, sin discriminaciones, sin desigualdades. La igualdad real se consigue haciendo posible que la mujer y el hombre tengan las mismas oportunidades. Y para alcanzar este objetivo no basta con legislar, de nada sirven las leyes si estas carecen de la suficiente ambición política, compromiso presupuestario y no son capaces de resolver los problemas reales de la mujer real. Combatir la discriminación salarial femenina, haciendo efectivas las medidas aprobadas en el Congreso en la Proposición no de Ley del Grupo Parlamentario Popular contra la discriminación salarial femenina. Es necesario garantizar el efectivo cumplimiento del artículo 45 de la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres que establece que las empresas de más de 250 trabajadores tendrán que elaborar planes de igualdad.

Es prioritario establecer políticas de conciliación de la vida laboral y familiar como son: promover acuerdos con los agentes sociales sobre la organización y flexibilidad de los tiempos de trabajo impulsando: la jornada continua, incentivar el trabajo a tiempo parcial, horarios flexibles, en línea con las prácticas habituales de los países avanzados y el teletrabajo combinado con el trabajo presencial, especialmente para mujeres con cargas familiares. Es preciso un Plan Nacional de Guarderías, que en colaboración con las administraciones autonómicas y municipales y con la participación del sector privado, se incentivará la creación de guarderías en empresas y administraciones públicas.

En nuestra historia, tenemos el valor y el trabajo de muchas mujeres que fueron pioneras en la lucha por el reconocimiento de nuestros derechos civiles y laborales y que permitieron a la mujer abrirse paso a la participación social, laboral, económica y política, hasta nuestros días, en que las mujeres ocupamos espacios de participación en todas las áreas del quehacer de nuestra sociedad, que con gran sentido de responsabilidad, de sensibilidad social y con plena capacidad hemos asumido cargos y funciones públicas.

Nuestro más sincero reconocimiento al trabajo desinteresado del voluntariado, a quienes, sin esperar reconocimiento, sólo las mueve el deseo de ayudar a solucionar los problemas de su comunidad. El valor de aquellas mujeres que en tiempos de crisis buscan la solución y el apoyo para sus familias, los problemas en salud, en educación y en subsistencia, son las motivaciones y el compromiso que les da fuerza para luchar por el desarrollo integral de sus familias. Por ello, desde el PP defendemos un modelo laboral que permita avanzar hacia otras medidas concretas dirigidas a conciliar la vida laboral, familiar y personal

Finalmente, consideramos imprescindible contar con el compromiso y la colaboración de todos los grupos políticos, los agentes sociales y de las instituciones con el fin de alcanzar una igualdad de oportunidades real entre hombres y mujeres en la sociedad del siglo XXI.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios