Tierra de Nadie

Alberto Núñez Seoane

No, no se puede

No se puede, no con 'lo vuestro'. 'Lo vuestro', lo que decís defender, el comunismo, no funciona, no lo ha hecho jamás en la historia… no tiene por qué hacerlo mañana.

Dejando al margen la teoría comunista, de la que el noventa por ciento de los que os decís 'comunistas' no tenéis ni pajolera idea, ni, probablemente, cultura suficiente para dialogar y opinar, con fundamento, sobre ella -no sirven fútiles proclamas, ni panfletos incendiarios, ni verborrea populista-; y centrándome en la realidad de lo que 'los comunistas' hacéis, siempre, cuándo alcanzáis el poder, la ideología que habéis usurpado os queda muy grande.

Lo vuestro no es el comunismo, 'lo vuestro' es servirse de la excusa apropiada en cada circunstancia para empujar a los más desfavorecidos contra el 'statu quo'. No sería denostable, criticable sí, como cualquier otra, si las razones que os llevasen a emprender esta acción se basasen en la defensa de los intereses del proletariado que, se supone, Marx pretendió recuperar y proteger; pero 'lo vuestro' queda muy, muy lejos de esa circunstancia.

Hace apenas quince años que le echasteis la pata por alto a una 'Izquierda des-Unida' inoperante y agonizante. Llegasteis, como siempre presumís, con la pretendida misión de encauzar la más que justificada indignación ciudadana. Hablabais del control del movimiento, que entonces nacía, por asambleas de militantes; se os llenaba la boca -como siempre- de justicia y libertad, de igualdad y democracia… hablabais -como siempre- de 'romper' con lo que había, de destronar a 'la casta', de devolver la dignidad arrebatada a un pueblo harto de miseria… como siempre hacéis: vosotros, los que llegaron vendiendo la misma historia antes que vosotros, y como harán los que mañana vengan a tratar de hacer lo mismo que siempre, repito, hacéis.

No voy a decir que no tengáis futuro, por desgracia siempre habrá demasiado desamparo, inasumibles injusticias, desigualdades inadmisibles…. Y, siempre, las gentes que las padecen estarán dispuestas a creer en un mesías que nunca viene; no les queda alternativa, no tienen nada que perder, cualquier opción será mejor que la realidad que les aplasta. Lo sabéis… y lo utilizáis, sin escrúpulos ni contención, con cinismo y desvergüenza; os va en ello conseguir ese 'statu quo' por el que sois capaces de cometer desde las más viles tropelías hasta las más monstruosas aberraciones; unas u otras han teñido de bochorno, o de sangre, la historia que no podéis ocultar -la que está en las hemerotecas-: es lo que os caracteriza, el común denominador que os señala, vuestro 'ADN'.

No es esto un ensayo, ni un tratado ideológico tampoco; se trata sólo un breve artículo que, en página y media, resume mi opinión. No es necesario que los 'disidentes' me cuelguen en la plaza del Arenal, cabeza abajo y con un avispero en la entrepierna, como amablemente amenazaron hacerme unos 'amigos' comunistas de una localidad vecina, no muy contentos, por lo visto, con mis ideas… De modo, decía, que no tengo espacio para entrar en profundidades, tan sólo para apuntar, resaltar o recordar, tal vez, hechos, circunstancias y realidades -opinables, pero innegables- que puedan hacer a alguien meditar, preguntarse, recapacitar… ¡ojalá!

De los ciento noventa y cuatro países que se diseminan por el mundo, sólo cinco -en la actualidad- son comunistas. Nadie, absolutamente nadie, ni una sola persona, intentó cruzar el antiguo muro de Berlín desde el lado comunista -la República 'Democrática' Alemana- al capitalista - la República Federal Alemana-. No se ha dado ni un solo caso en la Historia en el que un país comunista no haya terminado en dictadura -y no precisamente del proletariado…-. Jamás se han encontrado 'balseros', ninguno, atravesando el Caribe desde Florida hasta Cuba, creo que, en el otro sentido, han sido cientos de miles… Nadie se marcha de Colombia para entrar en Venezuela; creo que de Venezuela han salido dos millones de personas hacia Colombia, Brasil… a dónde sea, menos en la Venezuela chavista. Si encuentran algún caso de un coreano del sur queriendo trasladarse a Corea del Norte, me parece que le dan un premio de un millón de … fantasías; por el contrario, los soldados norcoreanos disparan, a matar, a cualquiera de sus desgraciados ciudadanos que trate de cruzar la frontera hacia el sur -y no son pocos los que se arriesgan-. Piensen… ¡No funciona!

Las ideas del 'Manifiesto comunista' de Karl Marx y Friedrich Engels, escrito a mediados del siglo XIX, se quedaron en el tarro de las esencias. Los que, desde entonces -salvo las muy honrosas y escasísimas excepciones… que confirman la regla- dijeron querer implantarlas para "librar al mundo del capitalismo brutal y excluyente", sólo se han servido de ellas para conseguir el apoyo de la parte del mundo desfavorecida por el capitalismo -pero, al menos, libre- con objeto de auparse ellos al poder, un poder que ya no abandonarán -con cien 'excusas', doscientas 'causas', y los atropellos que hagan falta- si no es por la fuerza. No invento, es lo que hay, está escrito, como hechos no son discutibles ¡Piensen!, ¡no funciona!No es el comunismo, ¡son los 'comunistas' !, ¡piensen…! Con ellos, no se puede ¡No funciona!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios