Evaristo Babé

Un abrazo muy grande, Paco

Nunca hubiera querido tener que escribir estas líneas. Pero, en este caso –muy triste para mí por la profunda amistad y cariño que nos teníamos- me bastaría con una frase para dejar a la posteridad una característica singular y expresiva de quién fue Paco Valencia. Una frase muy suya que igual la empleaba al final de una conversación, que al principio de ella o durante la misma. Una frase que me ha servido para encabezar este triste artículo. Paco, el rey de los abrazos.

Abrazos a todos. Abrazos a sus amigos de toda la vida y abrazos a quienes acababa de conocer. Abrazos a quienes tuvieron relación con él en asuntos profesionales -durante su andadura en Iberia, como Director General de González Byass y como Presidente de Fedejerez- y abrazos a quienes, en la India y como colaborador de la Fundación Vicente Ferrer, dedicó durante los últimos y fructíferos años de su vida tantos esfuerzos y cariño. Abrazos a todos.

El pasado día de 3 de noviembre de 2018 inauguraba, junto a su inseparable y maravillosa Terete, una serie de casas en Thimmapuram Village, en el área de Kundurpi, en el Estado de Andha Pradesh. Casas de acogida para niños apadrinados y discapacitados. ¡Qué maravillosas fotos de ambos rodeados de niños y mujeres con luminosos saris y camisas de los más variados tonos de azules, verdes, amarillos, blancos, ocres y rojos…! Rodeados siempre de esas sinceras y amplias sonrisas blancas expresando alegría y agradecimiento hacia esos europeos que les ayudaban económicamente y, sobre todo, tan afectivamente…

En estos momentos de enorme tristeza y dolor, en nombre propio y de tantos como tuvimos la suerte de disfrutar de su afecto y sus abrazos y que no pueden expresarlo a través de este Diario, quiero, desde el recuerdo a unos Paco y Terete sonriendo entre sonrisas, dedicar estas breves líneas de homenaje al amigo que tantos abrazos repartió en vida y con quien tantos y tan buenos momentos hemos compartido y tantas copitas disfrutado. ¡Si no llego a hacer referencia a esto último, Paco, con su extraordinario sentido del humor, me habría matado…!

Un abrazo muy grande, Paco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios