Tribuna Cofrade

Jesús Escudero

A mi amigo Antonio, escultor-imaginero

“Cuando yo estaba haciendo el misterio de Santa Marta, sentía que el barro fluía por mis dedos, yo he sido testigo presencial de la Pasión de Jesús” Luis Ortega Bru.

ESTAS palabras del genial Ortega Bru cuando realizó el misterio de Santa Marta de Sevilla (1951-1952) siempre me han puesto los vellos de punta, siempre me han hecho imaginar lo que el maestro llegaría a sentir durante la ejecución del misterio, y siempre entendí que además de llegar a ser testigo presencial de la Pasión de Jesús, consiguió lo más importante, hacer que todos, más allá de Sevilla, podamos ser testigos presenciales a través de su obra de los momentos vividos por Jesús durante su Pasión.

Llevaron el pollino a Jesús, y echándole encima sus vestidos, montó en él. Muchos extendían sus mantos sobre el camino, otros cortaban ramas de los campos, y los que le precedían y seguían gritaban: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el Reino que viene de David, nuestro Padre! ¡Hosanna en las alturas! (Marcos 11: 7–10).

Con el pasaje Evangélico de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, quisiera trasladaros a todos por un instante a ese momento con el que soñamos de un año a otro, esperando las palmas y olivos de un nuevo Domingo de Ramos.

En casi todas las localidades, con el misterio de “La Borriquita” comienza una nueva Semana Santa en la que rememoramos la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Con estas líneas quiero felicitar a mi gran amigo Antonio López Ramírez, imaginero jerezano, por el gran trabajo que está ultimando para su estreno, el próximo Domingo de Ramos en la vecina localidad de Ubrique. San Pedro, San Juan y como no pueden faltar, aclamando al Rey, las figuras de un niño y una niña completando el misterio de “ La Borriquita” del Señor de la Paz, que entra Triunfante en esta localidad serrana en la tarde del Domingo de Ramos.

La imagen del Señor de la Paz, salida de las manos de Antonio, fue bendecida el domingo 13 de marzo del año 2016 en la Parroquia Nuestra Señora de la O de Ubrique, y procesionó desde el Convento de Capuchinos a lomos del jumento la tarde del Domingo de Ramos del mismo año.

Este año el misterio procesionará al completo con una singularidad muy especial, el niño y la niña que aclaman y tienden mantos al paso del Rey de la Paz, están idealizados en los rostros de sus propios hijos, Ana y Antonio, quedando en ellos reflejada la sonrisa y alegría de todos los niños de Ubrique.

Con frecuencia, visito su taller y por su forma de trabajar, de mimar el barro, de acariciar la madera, de dar color a su obra, su forma de contemplar cómo todo va tomando forma y sentido, os puedo asegurar que mi buen amigo y gran imaginero jerezano, también durante sus largas jornadas de trabajo, es testigo presencial de la Pasión de Jesús. Enhorabuena amigo, enhorabuena vecinos de Ubrique.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios