CATAVINO DE PAPEL

Manuel Ríos Ruiz

El arte fotográfico de Miguel Angel González

HENRI Cartier-Bresson (1908-2004), famoso internacionalmente por su obra fotográfica, nos dejó escritas las siguientes palabras: "La fotografía es un método de dibujo que corta y modela la realidad en un momento". Y recordamos tan acertada definición, admirando las fotografías del jerezano Miguel Angel González, colgadas en su www.myangelflamenco.com. Los lectores de este periódico conocen su valía como reportero gráfico gracias a su quehacer diario siguiendo la actualidad ciudadana, y muy especialmente por sus colaboraciones en el suplemento dedicado al Festival de Jerez, donde demuestra su sabiduría para captar el instante mágico de toda manifestación del género flamenco.

Y contemplado el compendio de su obra flamenca en esa página wed que hemos indicado, la admiración por el arte fotográfico de Miguel Angel González se acentúa rotundamente. Porque tenemos ocasión de recrearnos en los retratos de cantaores en plena actuación, ¿cantan y nos encantan?, nos sobrecoge la gestualidad enfocada con justeza, ese rictus o rabia, ese clamor plasmado de una garganta, la sentimentalidad jonda desde los cerrados ojos, la mano estremecida mandando y brindando la copla lastimera…

Miguel Angel González, ha encontrado en el arte flamenco, además de motivo de inspiración profundísimo, un mundo de humanidad y música tan rico de matices, por el que ha sabido adentrarse para exaltarlo, mientras se va desarrollando su ideal artístico, su personalidad creativa, en una palabra. Hay que contemplar su tratamiento fotográfico aplicado al baile, un tratamiento que se enardece todo filigrana en los mantones de las bailaoras. Son ráfagas matemáticas a la par que fluyentes, ofreciendo una pinturera geometría relámpago del color, algo que al mirarlo fijado nos confirma todo el mérito de una quehacer gustoso por sentido. Y cómo no, la belleza del braceo de Manuela Carrasco. O un títere de Israel Galván. La serenidad de Merceditas Ruiz, entre sillas de anea. La enjundia de Eva La Yerbabuena. La plasticidad de Grilo…Y qué decir del homenaje que Miguel Angel González le rinde con su cámara a Moraíto, algo emocionante. Continuando con los rumbos de las bulerías en los más variados espacios.

Estamos ante una obra artística de verdadera entidad, indudablemente. Y se ha dicho que un buen retrato es una biografía captada. La retratería flamenca de Miguel Angel González nos acerca tanto el arte como la vida de cada intérprete que inmortaliza. Nos congratula que un artista de Jerez haya alcanzado, con su vocación y viva entrega, un nivel artístico de primer orden, con la valiosa particularidad de una originalidad que salta, sí, que baila a la vista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios