La Crestería

Manuel Sotelino

Sábados Cofrades

VUELVE el debate para mantener viva la llama de la afición a los pasos. Ciertamente, muchos me comentan que sólo busco escusas para rellenar papel. Papel hay que rellenar. Y la información y el análisis no pueden aquietarse ni un solo instante. Y se hace, incluso, hasta contando con los meses veraniegos.

Ahora el tema de debate está en el conocido Sábado Santo con pasos en la calles de Jerez. Una Semana Santa como las de antes. Pero una Semana Santa que ya no volverá ya que esta sociedad, se quiera o no, ha cambiado mucho. Por tanto nos quedamos con la que tenemos desde hace ya algunos decenios, que por otra parte no está mal si tenemos en cuenta que son días de pasarela de pasos. A saber: se trata de una concentración en la que se reúnen todos esos pasos que después salen en extraordinarias durante el resto del año.

El debate, al menos para mí, es bastante fácil de apagar. Se dice y se cuenta que por qué no un Sábado Santo con la Piedad. Por la mañana. Junto con la Sagrada Mortaja y hasta alguna Virgen de Gloria o algo parecido. Sin embargo, lo que tenemos en firme es la propuesta que en su día hiciera monseñor Mazuelos. Si los Sábados Santos fueran como los de antes sería ideal. Sin embargo, el calendario laboral indica que hay que trabajar. Y se hace después de dos días de fiesta. Con lo cual, hay muchos que salen a hacer sus compras y los supermercados están a tope vendiendo la carne que durante los días santos no se ha probado (ironía). Ciertamente no veo yo a la Piedad, que vale un imperio, entre calles con autobuses circulando, reparto de paquetes de compras por internet o talleres de cerrajería con el rotaflex perforando pletinas de hierro.

La vida cambió hace ya décadas. Y la visión del Santo Entierro pasando por la calle Larga mientras se escucha el eco de la vida ordinaria no es lo más cofrade que quisiéramos todos. Además, me juego lo que quieran a que todos aquellos que dicen que si hubiera pasos en Jerez no se irían a Sevilla son los mismos que pasarían por el peaje sin pensárselo dos veces. La Semana Santa debió de haberse alargado pero por las vísperas. No se ha hecho y nos quedaremos como estamos. Con siete jornadas en las que procesionan con nazarenos todas la que salen durante el resto del año.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios