Pepe Marín

La pintura flamenca del sevillano de Casariche, Juan Torres

El pintor sevillano de Casariche Juan Torres –residente en Algeciras (Cádiz)-, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, profesor de Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Algeciras –hoy jubilado-, colgó sus retratos de flamencos por vez primera en Jerez en 1987, en la desaparecida galería que regentaba Trinidad Gutiérrez; después y, en el mismo año y en el de 1991 tomó parte en las colectivas de la entonces Caja de Ahorros de Jerez; en 1992 pudimos contemplar sus retratps en las instalaciones del Hotel Avenida y, sus exposiciones han sido tantas, son tantas, que la reseña de estas y de poblaciones en las que ha mostrado y prosigue mostrando sus trabajos dentro y fuera de España –superando con creces el número de sesenta entre muestras individuales y colectivas-, sería en exceso prolija por lo que, ciñéndonos al último de los catálogos que ha tenido la deferencia de remitirnos, “Retratos fundamentales”, vamos a ceñirnos en aquellos aspectos que consideramos –no más importantes porque todos los son-, sí a destacar su incidencia en los retratos de artistas que han sido y son de Jerez, al tiempo que reproducimos algunos párrafos –inteligentes todos ellos- que Juan Gómez Macías le dedica en el prólogo de la referida publicación.

Los retratos de artistas jerezanos insertos en el catálogo son los de Antonio Núñez Montoya “Chocolate”, don Antonio Chacón, Manuel de los Santos “Agujetas”, la siempre arrolladora buleaera Francisca Méndez Garrido “La Paquera de Jerez”, el irrepetible Manuel Soto Loreto “Manuel Torre” de quien Ríos Ruiz ha escrito “llegó todo su cante a las sacudidas de la paráclita entelequia que cría la sugestión y el aquelarre a la brujería mística y tangible”, y el siempre inspirado rey del compás, Fernando Fernández Monje “Terremoto de Jerez” de quien Caballero Bonald escribió: “Su orden tenía mucho de caos en reposo, fue la representación más cabal de los “soníos” negros, legándonos toda la enigmática sabiduría de su duende, de su voz, los rasgos más característicos de la zona”.

Por cuanto a otros artistas nacidos en diversas localidades gaditanas –que reseñamos para que no se nos pueda tachar de chauvinistas-, el pintor se recrea en los rostros del maestro Aurelio Sellés, Beni de Cádiz, Chano Lobato, Camarón de la Isla –seguramente el cantaor más influyente del siglo XX-, Corruco de Algeciras, Paco de Lucía –dueño del ritmo y la armonía-, su hermano Ramón de Algeciras -con quien compartí cartel en un espectáculo creado por Felipe Campuzano, junto a éste, Camarón de la Isla y Manolo Sanlúcar, como pregonero más que como presentador de cada una de las tres manifestaciones artísticas: piano, guitarra y cante- y, Alejandro Segovia “Canela de San Roque” que aparece en portada. Todos ellos realizados en óleo sobre tabla.

Como hemos referido, Juan Gómez Macías destaca en el prólogo del citado catálogo algunos aspectos del pintor que nos gustaría resumir para esta información: escribe así el prologuista tras dos primeras citas que le sirven para abrir el referido prólogo: la primera cita la firma el cordobés Ricardo Molina: “Es el cante la más profunda experiencia que podemos tener de Andalucía” y, la segunda no lleva firma ya que es la reproducción de una frase de la jerezana Ana Blanco Soto “Tía Anica la Piriñaca” y que ella solía repetir en cuantas ocasiones fueran propicias: “cuando canto a gusto me sabe la boca a sangre”. Después prosigue el prologuista con su texto

original: “Juan Torres es un pintor cabal que, cuando el cuerpo se lo pide dej de este arte nuestro mediante los retratos de cantaores, cantaoras, tocaores, bailaoras y bailaores”. Y cierra su texto de la siguiente manera: “quiera Un a los pinceles y se abraza a su guitarra flamenca de la que extrae con conocimiento y regusto los aires por soleá, por tientos o por lo que tercie. Así, con esa afición innata en el arte flamenco no es de extrañar que en su obra quede reflejado el espíritu divé darle muchos años a nuestro pintor Juan Torres para que todos los cabales vayan saliendo en sus cuadros” Y que todos lo veamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios