LA TORRE DEL VIGÍA

Juan Manuel / Sainz Peña

La foto de Feria

MAÑANA comienza la Feria. Acostumbrados desde hace años a que los fuegos artificiales iluminen en cielo el domingo, esta vez ni habrá domingo ni habrá fuegos artificiales. No está el horno para bollos ni las arcas para tirar cohetes, nunca mejor dicho.

Se sucederán, eso sí, las fotos de amigos que se reúnen en torno a una mesa para comer (normalmente no muy bien, a pesar de los precios exagerados), los antiguos alumnos o los políticos, brindando por unas siglas, por los objetivos que se alcanzaron y por otros que todavía están lejos pero a los que se necesita llegar.

Brindaremos delante de la cámara, dándole un sesgo de eternidad a nuestros deseos, plasmando en la foto un brazo en alto, con una copa en la mano mientras el tiempo se detiene.

No será este año, me temo pese a no considerarme agorero, una Feria de grandes celebraciones. A nadie escapa cómo está la ciudad, los ánimos y los bolsillos de los jerezanos. Tampoco escapa a nadie que la Feria es cara. Carísima, y no parece que los precios cambien (aunque aseguran algunos caseteros que este año se amoldarán a los tiempos que corren). Veremos.

Esperemos al menos no tener que asistir en esta edición al bochornoso pistoletazo de salida del año pasado, con la anterior alcaldesa sitiada, silbada y abucheada, mientras hablaba de la fiesta como si no pasara nada.

Las cosas no están mucho mejor ahora, pero al menos se agradece que quien ocupa el sillón de la alcaldía no salga en todas las fotos, a diestro y siniestro, consciente como es de que no es momento para saraos, guateques e instantáneas de fiesta. De hecho últimamente solo se la ve en la sala de prensa del Ayuntamiento o en alguna reunión de trabajo. Aun así, habrá quien se moleste porque inaugure la Feria y salga en la prensa apretando el botón del alumbrado. Pero, guste más o guste menos, es la alcaldesa y tiene que estar. Es así de simple.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios