A rienda suelta

Manuel Moure

La papeleta de la papeleta

ESTE es, al menos bajo mi punto de vista, uno de los principales problemas del ciudadano ante las papeletas de voto. Ejercer este derecho se ha convertido, por desgracia, en una especie de lance en el que no se vota al mejor, sino al menos malo. Es terrible. Tal es la situación. Los partidos, cuando surgieron sus primeros casos de corrupción hace años, no aprendieron la lección. Las excusas en torno a los desmanes de cuatro golfos ya no cuelan. Las alternativas que surgen por delante son absolutamente patéticas: desconocedoras de la realidad del país, gente que promete las minas del Potosí con tal de arañar un apoyo. Los hay que dan el ‘pucherazo’ para salirse con la suya y quienes antes de ser alguien en política ya malversan dinero público, cobrando del dinero de todos para dedicarse por entero al ¿partido? Los grandes perdedores somos los ciudadanos que nos encontraremos en meses con la papeleta de ver qué puñetas hacemos con la papeleta. Y conste que quedarse en casa no vale. Mucho costó poder votar 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios