Manuel Ríos Ruiz

Los puntuales ciclos de un festival distinto

Acotaciones al programa

EL ya tradicional Festival de Jerez, puede considerarse el más original y completo del género flamenco que se celebra en toda latitud. En primer lugar porque resuelve un gran problema de programación a lo largo de una quincena, puesto que su propósito es ofrecer a propios y extraños primordialmente una calidad indiscutible y una variedad de espectáculos lo más consumada posible.

Y para afirmar lo antes dicho, hay que resaltar por encima de toda otra circunstancia, lo difícil que es programar en el Teatro Villamarta una serie de espectáculos de baile de primerísima categoría, puesto que son muy difíciles de hallarlos siempre, dado que las compañías necesitan tiempo para renovar el repertorio, máxime con la exigencias que actualmente se requieren por parte de los públicos, cada día más formados en el género. Sin embargo, una vez más la dirección del festival ha conseguido vencer las señaladas dificultades y reunir una serie de conjuntos todos ellos dignos de pasar por el festival con entidad artística y novedad representativa.

En cuanto a los ciclos complementarios a los espectáculos en el Teatro Villamarta, se han dilucidado con excelente criterio. Es muy positivo y justo rendirle homenaje a los maestros, en el denominado 'Vivencias', puesto que el artista que recibe tamaña pleitesía vive intensamente un día de gloria en relación con sus admiradores. Realmente es una gran idea, que esperamos prevalezca en las programaciones venideras.

El ciclo 'Con Nombre propio', tiene implícito en su enunciado que el intérprete seleccionado posee ya una trayectoria merecedora de ofrecer un concierto dentro de la importancia del Festival de Jerez, lo que le supone un hito favorable en su devenir de cara a su futuro profesional. También tiene singular atractivo el ciclo 'Los Novísimos', puesto que se trata de dar lugar, sitio, dentro de la envergadura de la programación, a los artistas que están en ese momento grave de confirmar su valía y dar a conocer sus conceptos flamencos, generalmente evolucionistas.

Y sin lugar a dudas, los denominados 'Solos en Compañía', 'Los conciertos de Palacio', 'De la Frontera' y 'Café Cantante' -este en el marco solemne de la Bodega de los Apóstoles-, suponen un abanico de posibilidades de presenciar actuaciones de sumo interés, tanto de cante como de baile y guitarra. En ellos encontramos en esta edición artistas que cuentan con buen número de seguidores, de partidarios, que tienen la ocasión de degustar el arte del protagonista de sus preferencias. Hoy, estos ciclos tan acertadamente barajados y en escenarios idóneos, nos ofrecen la oportunidad de asistir a tres recitales de mujer. Uno de cante, el de cante de Kika Méndez, y dos de baile, el de la veterana La Farruca, y el de la joven en alza Belén López. Por todo lo apuntado, consideramos que el Festival de Jerez, se reafirma en la presente edición como el más singular en su clase.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios