Tarde y mal una vez más

Como ya ocurrió en su día con las mascarillas, el Gobierno ha tardado demasiado en asegurar el abastecimiento de los test de antígenos a un precio regulado.