El laberinto nacional

Cada partido parece más ocupado en decirle al adversario lo que tiene que hacer y no en hacer su propio movimiento en aras de un acuerdo.