El Gran Premio de España en Jerez debe ser intocable

Desde 1987, el Circuito de Jerez-Ángel Nieto se ha ganado a pulso ser la capital mundial del motociclismo para pilotos y aficionados

La empresa Dorna, organizadora del Campeonato del Mundo de Motociclismo, anunció ayer que el Circuito de Jerez Ángel Nieto dejará de ser sede fija del Mundial a partir del año 2022. El responsable de Dorna, Carmelo Ezpeleta, que en una entrevista publicada por este Diario en marzo pasado ya dejó entrever esta posibilidad, tiene claro que las cuatro pruebas que se celebran en territorio español (cinco en la península cada temporada si se incluye a Portugal) "tendrán que rotar". Tras este anuncio formal, las alarmas no han tardado en sonar, muy especialmente en Jerez, cuyo circuito no ha faltado a una sola cita con el Mundial de Motos desde el año 1987. El Ayuntamiento, desde la sociedad Cirjesa, ha anunciado que peleará por la continuidad del Gran Premio en Jerez y se espera que otras instituciones públicas y privadas hagan lo mismo en los próximos días dado lo que supone para la ciudad, para la provincia de Cádiz y para toda Andalucía la celebración de este evento deportivo, que mueve decenas de millones de euros cada año. Cabe esperar que desde la Junta de Andalucía, que forma parte de Cirjesa desde su constitución y ha apoyado los últimos años este Gran Premio afrontando el pago del canon correspondiente, se haga público un pronunciamiento similar. Porque es mucho lo que está en juego. No sólo en lo económico y deportivo, sino en la imagen de toda la región. El Gran Premio de Motociclismo de Jerez es, por méritos propios, el preferido de los aficionados y de la mayoría de pilotos. Así lo han venido manifestando año tras año, con resultados de asistencia que lo avalan. Por muchos otros trazados que hayan irrumpido en el escenario español en los últimos años, no se puede olvidar lo que Jerez ha aportado al mundo del motociclismo en los últimos treinta años, con mejoras constantes de sus instalaciones, un mantenimiento muy costoso que han soportado en gran parte los bolsillos de los contribuyentes jerezanos y una hospitalidad que durante varios días al año ha recaído en la paciencia de muchos habitantes de las poblaciones de la provincia que han sido conscientes de los beneficios que reporta la celebración de una prueba de estas características. El Circuito de Jerez ni puede ni debe entrar en una posible subasta frente a otros trazados de cara al futuro de esta prueba. Ha cumplido con esfuerzo económico y humano para estar en lo más alto y ahí debe seguir, manteniendo su nivel. Quienes organizan el Gran Premio lo saben y conocen las consecuencias que tendría dejar fuera a la capital mundial del motociclismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios