Riesgo extremo de incendios forestales

Andalucía, como el resto de España, lleva un buen verano de incendios forestales, pero el riesgo durante esta ola de calor se va a hacer extremo

La ola de calor que está llegando aumentará las temperaturas máximas hasta sobrepasar los 40 grados en amplias zonas de Andalucía, por lo que el riesgo de incendios forestales se hace extremo. Algunos puntos van a llegar a los 45 grados durante dos o tres días consecutivos. Los grandes fuegos se producen bajo lo que se conoce como la regla del 30: más de 30 grados de temperatura, humedad de menos del 30% y vientos de más de 30 kilómetros por hora. Hasta ahora, Andalucía, como el resto de España, lleva un verano bastante bueno en cuanto a incendios, pero hay que extremar las precauciones en estas semanas de agosto, cuando el riesgo, de por sí, es mayor. El Ministerio de Interior ha activado una monitorización especial para seguir la ola de calor y los incendios forestales durante estos días y el Infoca también ha informado sobre el peligro, por lo que cabe aumentar la precaución a nivel personal. En demasiadas ocasiones, los incendios vienen provocados por descuidos en trabajos en zonas rurales o por conductas negligentes. La previsión meteorológica apunta a que en algunas zonas se alcancen los 45 grados, todo cuidado es poco. Buena parte de los países de la cuenca mediterránea se han visto afectados este verano por enormes incendios forestales. Son los casos de Turquía, Grecia e Italia, aunque los más trágicos han sido los de Argelia, donde las llamas han acabado con las vidas de más de 60 personas. California padece un incendio que ha arrasado 200.000 hectáreas y, más al norte, en Canadá, viven un verano salpicado de fuegos en sus bosques. Casi en las mismas latitudes, en Rusia, se calcula que este año han ardido cuatro millones de hectáreas de superficie forestal. Es cierto que Andalucía cuenta con un dispositivo de extinción que es uno de los mejores del mundo, que básicamente permite atajar los incendios en sus primeros minutos. Sin embargo, las condiciones meteorológicas y lo avanzado del verano podrían conducir en cualquier momento a uno de estos grandes incendios forestales, esos que se convierten en sistemas dinámicos con vida propia cuya extinción se convierte en un trabajo hercúleo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios