Inmigración

Una patera llega a Cádiz con cerca de treinta inmigrantes

  • La embarcación alcanzó la playa Santa María del Mar por la mañana

  • La Policía interceptó a 18 personas, tres de ellas menores de edad

Comentarios 8

Una patera con una treintena de personas llegó ayer por la mañana a la playa Santa María del Mar de Cádiz. Ocurrió en torno a las diez y media de la mañana y dejó en la arena de la capital una imagen inédita que, para ser fiel a los tiempos, fue grabada de inmediato en vídeos que se divulgaron con rapidez por las redes sociales e internet.

Los ocupantes saltaron de la barca apenas la embarcación quedó varada en la orilla, en plena bajamar, y empezaron a correr hacia la escalera de acceso a la playa que se encuentra frente a la calle Granja San Ildefonso. Un total de 18 de estas personas, tres de ellas menores de edad, fueron interceptadas en la zona y alrededores por agentes de la Policía Nacional, con la colaboración de la Policía Local, y trasladadas a la Comisaría Provincial. Cruz Roja activó su protocolo para atender a los inmigrantes, de nacionalidad marroquí y que ayer mismo por la noche quedaron en libertad tras abrirse el correspondiente expediente administrativo, según informó el Cuerpo Nacional de Policía.

El resto de ocupantes de la patera, hasta completar posiblemente la treintena de personas, logró continuar su camino por las calles de la ciudad. Fuentes policiales explicaron a este periódico que al tratarse de ciudadanos marroquíes, algunos tienen familiares en la zona donde desembarcan y son incluso recogidos por ellos tras pisar tierra.

Puede, por tanto, que la patera tuviera como destino la capital gaditana, de ahí que un ciudadano que se acercó a la patera cuando la vio llegar desde su propio domicilio encontrara en el interior de la barca una brújula acuática y un GPS que poco después entregó a una patrulla de la Guardia Civil.

También entre las 18 personas que pasaron el día de ayer en las dependencias policiales del Pirulí había algunos que dijeron tener familiares en la zona. De los 18 inmigrantes, doce son hombres, tres mujeres y otros tres menores de edad. Dos de estos últimos no viajaron acompañados y un tercero, de apenas cinco años de edad, lo hizo en compañía de su madre.

Cruz Roja activó momentos después su protocolo de atención a los inmigrantes, a los que atendieron en Comisaría llevándoles ropa seca y alimentos.

Un buen grupo de surfistas se encontraban ya en la playa cuando llegó la patera. Asistieron atónitos y sorprendidos a una escena inusual en las costas de la capital, sobre todo en la recogida y pequeña playa de Santa María del Mar en la que suelen practicar con sus tablas.

Igual de sorprendido que un vecino de la zona que vio llegar a la patera desde su propio domicilio y que no dudó en bajar a la playa para seguir de cerca el desembarco. Este hombre explicó a este periódico que los ocupantes de la patera salieron a la carrera de la barca, pero que muchos de ellos frenaron su ímpetu cuando subieron la escalera y llegaron a la avenida Fernández Ladreda, una zona además ahora en obras por el carril bici.

Este ciudadano señaló que pronto llegó la Policía para hacerse cargo de los inmigrantes que no siguieron su camino por la ciudad, y que él mismo encontró en el interior de la patera una brújula acuática y aparato GPS, que recogió y entregó a una patrulla de la Guardia Civil que circulaba por las inmediaciones.

También este hombre vio cómo amigos de lo ajeno aprovecharon el abandono de la patera para hacerse con un motor fuera borda y varios bidones de combustible.

Durante el resto del día, la vida prosiguió en Santa María del Mar con normalidad: surfistas, paseantes y bañistas disfrutaban del soleado domingo, hacían fotos de la patera y hablaban de lo ocurrido en improvisados corrillos, con algunos comentarios para olvidar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios