Provincia

El vapor vuelve al Guadalete

  • El 'Adriano III' entró ayer en el varadero portuense, en el que se harán las reparaciones para que vuelva a navegar en marzo de 2012 e incorporarlo al Bicentenario · La popular nave ha cambiado de dueños

El regreso del vapor Adriano III a la ciudad de El Puerto levantó ayer una gran expectación en el río Guadalete, cuya ribera urbana se llenó de curiosos para saludar la vuelta del barco casi tres meses después de la malograda travesía del 30 de agosto pasado, fecha en la que se hundió tras colisionar con una piedra del espigón a la entrada de Cádiz, no sin antes rendir su penúltimo servicio consiguiendo llegar hasta el muelle y desembarcar ilesos a todo el pasaje y la tripulación. Fue el patrón del Adriano III, Juan Antonio Vélez, quien consiguió mantener el rumbo hasta conducir el barco al muelle gaditano, pese a que la nave hacía agua por proa y se hundió en pocos minutos una vez que llegó a puerto. Ayer, el patrón y la tripulación habitual del vapor, inspeccionaban con curiosidad la reparación de urgencia que realizaron los buzos para poder reflotar el barco y llevarlo hasta la factoría de Navantia, donde ha permanecido en dique seco estos dos últimos meses antes de ser trasladado a la ciudad portuense, donde llegó ayer por el río sobre las cinco de la tarde arrastrado por el remolcador Obama, que lo depositó en la rampa de varada del astillero Guadalete, donde la nave fue sacada del agua para iniciar hoy mismo las reparaciones, que según los nuevos propietarios "no resultarán muy complicadas". La maniobra de transporte de la nave desde las instalaciones de Navantia hasta el varadero Guadalete, el astillero donde habitualmente es reparado el vapor, estuvo a cargo de la empresa especializada Divership.

Ahora quedan por delante varios meses para arreglar el vaporcito y ponerlo en disposición de volver a navegar por sus propios medios. De ello se encargarán los nuevos armadores, que se harán cargo de la restauración de la nave (declarada Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía) y de la gestión de la empresa propietaria, Motonaves Adriano S.L. que inicia así una nueva andadura, cerrando otra en la que estuvo en manos de la familia Fernández Sanjuán, de origen gallego.

Los nuevos dueños del vapor, son dos empresarios de El Puerto cuyos nombres no han trascendido y Manuel Ramos, economista, capitán de yate y presidente del Club de Mar Puerto Sherry, quien ofreció algunos detalles de esta nueva singladura empresarial, durante una rueda de prensa ofrecida junto al alcalde Enrique Moresco y a la concejala de Turismo, Patricia Ybarra.

Manuel Ramos agradeció su colaboración a todos los ciudadanos que han dado su aliento para la recuperación del vapor y a las personas que han facilitado las cosas para que el barco pueda regresar al río Guadalete para ser reparado: al capitán marítimo de Cádiz, Pedro Frutos; al propio patrón de la nave, a los responsables de Navantia, la Delegación Provincial de Cultura y a los alcaldes de El Puerto de Santa María y Cádiz, Teófila Martínez. Expresó su especial agradecimiento a Navantia, que ofreció el dique número 3 de La Carraca de forma gratuita para que el vapor pudiera permanecer allí por un tiempo de dos meses mientras se cumplimentaban todos los trámites para cambiar la titularidad de la empresa, para lo cual los nuevos dueños han tenido que negociar hasta con 29 socios de la empresa Motonaves Adriano, la mayoría de los cuales viven en Galicia, descendientes de la familia Fernández Sanjuan, iniciadores de la saga de los vapores Adriano. "Ha sido una negociación complicada que ha provocado que se retrasen los trámites", reconocía Manuel Ramos, cerrándose finalmente el traspase de la titularidad de la empresa en la notaría del abogado portuense Patricio Monzón el día 21 pasado.

En realidad, la iniciativa de recuperar el vaporcito de El Puerto surgió, según explicó el propio Manuel Ramos, cuando después del hundimiento tuvieron conocimiento por los medios de comunicación de que el antiguo armador Antonio Zomorrostro no se sentía con fuerzas para continuar con la explotación del barco. Fue entonces cuando el dueño de Puerto Sherry, Pedro Bores, recientemente fallecido, le planteó a Ramos, el echar una mano a Zomorrostro "y tratar de recuperar una tradición".

Una vez culminados los trámites del cambio de titularidad, y con el plazo dado por Navantia para acoger el barco en sus instalaciones a punto de cumplir, ayer se materializó finalmente el traslado, regresando el vaporcito al varadero donde todos los años hacía su puesta a punto en los meses de invierno.

No obstante, los carpinteros de ribera de El Puerto tendrán ahora que emplearse a fondo para reparar la nave, que tiene desperfectos en el casco, en las cubierta superior, la electrónica, motorización y el timón, entre otras. Para repararlo, el proyecto deberá cumplir una serie de requisitos de seguridad marítima, navegabilidad y adaptaciones que serán más estrictos que cuando la nave se puso en marcha por primera vez hace algo más de 50 años. Los nuevos armadores no han informado de la cuantía a la que ascenderán las reparaciones previstas, el coste de poner a navegar nuevamente el barco con toda su documentación actualizada, aunque dejaron caer la posibilidad de que en un futuro se pueda construir un Adriano IV.

En cuanto al estado en que se encuentra la nave, una vez que se han secado las maderas, se ha comprobado que el casco garantiza la seguridad, estanqueidad y flotabilidad de la nave, de tal forma que habrá que reparar tan sólo las maderas de la amura de estribor (costado derecho) "un trabajo de carpintería de ribera sencillo, que podría estar terminado a finales del mes próximo".

Aunque el objetivo de la empresa Motonaves Adriano es que el barco esté navegando "cuanto antes", la reparación ocupará al menos los meses de diciembre, enero y febrero, la temporada de invierno.

El nuevo armador adelantó que para el 28 de febrero de 2012, coincidiendo con el Día de Andalucía, se harán las pruebas de flotabilidad de la nave, y posteriormente se llevarán a cabo las pruebas de navegación, ya con el motor y la electrónica reparados, lo que se hará respectivamente a lo largo de los meses de enero y febrero. La voluntad de los nuevos propietarios es que el vaporcito esté completamente arreglado para el 12 de marzo de 2012, con objeto de incorporarlo a los actos del Bicentenario como aportación de El Puerto de Santa María a dicha conmemoración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios