Cofradías

El Prendimiento celebra esta tarde un cabildo de elecciones imprevisible

  • A la espera de que se pronuncie Roma, la junta elegida no tomará posesión de sus cargos hasta después de Semana Santa

El Prendimiento saliendo de Santiago El Prendimiento saliendo de Santiago

El Prendimiento saliendo de Santiago / Miguel Ángel González (Jerez de la Frontera)

La hermandad del Prendimiento tiene en la tarde noche de hoy la celebración de un cabildo extraordinario de elecciones en la que concurrirán tres candidatos al puesto de hermano mayor. Sus nombres son Abraham Soto, Francisco Javier Ramírez Cachinero y Manuel Moreno.

Se trata de unas elecciones ciertamente traumáticas si se tiene en cuenta todo el periplo de acontecimientos que se han vivido en la corporación de Santiago a partir de que Juan Montero Suárez, capataz del paso de misterio, cayera en una clara desobediencia a las órdenes dictadas por la diputación de gobierno en la procesión extraordinaria del pasado 6 de julio y llevara al Señor del Prendimiento hasta el dintel de la puerta de la Victoria.

A partir de ahí la delegación diocesana de Hermandades y Cofradías, comandaba por Joaquín Perea Montilla, anulaba la reunión de junta en la que, en caliente, se cesaba al capataz. El obispo Mazuelos Pérez llamaba al hermano mayor, José Lázaro Álvarez Chacón, para que repusiera al capataz en su puesto a lo que éste se negó. Fue cesada la junta a través de un decreto episcopal y erigida una gestora con el sacerdote Diego Moreno Barba como comisario. Una gestora que no ha convocado ni cabildo de inicio de curso tal y como explicitan las normas diocesanas. A partir de ahí, las negociaciones del Obispado y de la junta presuntamente cesada no llegaban a buen puerto. La reposición de Montero era inamovible. Tras el debate en el mundo cofrade, el obispo volvía a firmar un segundo decreto en el que ‘aclaraba’ que el hermano mayor seguía siendo hermano mayor y la junta de gobierno, también; pero sin competencia alguna. Al igual que la junta de gobierno. El tira y afloja acaba en Roma, concretamente en el dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. Roma siempre responde. Y en esta ocasión solo ha pronunciado la necesidad de tomarse más tiempo para estudiar detenidamente los expedientes enviados por las partes. Y así es como se llega a estos comicios en los que José Lázaro Álvarez Chacón y Carmelo Álvarez Chacón, candidatos a hermanos mayores, son rechazados por la delegación diocesana. Además, a tres candidatos a oficiales, también se les rechaza ¿Los motivos? Al secretario por falta de eclesialidad por convocar una reunión a una junta que estaba cesaba. A los dos oficiales, por asistir. Sin embargo, el segundo decreto repone en sus cargos a la junta a la que no considera cesada. A José Lázaro, además de convocar esta reunión supuestamente no oficial, por no pedir perdón al obispo y al delegado diocesano por opiniones vertidas en una entrevista concedida a este periódico. Al respecto, los candidatos rechazados se sienten indefensos ante una situación que consideran como “un trato injusto y arbitrario”. Y todo, comentaba este grupo de rechazados a este medio, “por no estimar oportuno reconsiderar la reposición del capataz del paso de misterio. Si lo hubiéramos repuesto en su función, nada hubiera ocurrido”.

Abraham Soto

Por su parte, Abraham Soto presenta una candidatura con un proyecto muy amplio que se fundamenta en fomentar las relaciones de la hermandad con el barrio, la conservación del importante patrimonio de la corporación, la unción de sus imágenes titulares o la elaboración de un reglamento de régimen interno. Asimismo, un compromiso de llevar a la cofradía a ser una referencia y ejemplo dentro de la Iglesia y del mundo cofrade. “Nuestra candidatura se basa en el convencimiento de que somos Iglesia y nos debemos a ella. Hay que evolucionar a mejor a pesar de las circunstancias que hemos vivido últimamente. Por eso debemos mirar al pasado para aprender y entender el presente y forjar un futuro importante para nuestra hermandad”, declaraba Soto a este medio. Además también quería hacer llegar un mensaje tranquilizador a los hermanos. “Serán muy concurridas estas elecciones pero en cualquier caso estoy preparado para este reto siempre con la humildad necesaria pero con las fuerzas para asumir esta responsabilidad”. 

Ramírez Cachinero

Francisco Javier Ramírez Cachinero declinaba hacer declaraciones ya que “está todo muy convulso. Prefiero optar por no hablar, aunque ahí está el proyecto que tenemos para la hermandad”. Un proyecto que se centra en “construir una sólida Hermandad, desde la Fe, Humildad, Caridad, Servicio y Trabajo, lo que se convierte en amor al prójimo. Una Hermandad basada en estos pilares fundamentales de cristiandad”. Para ello, se potenciara la relación de la hermandad con el barrio y se respaldará la formación en el seno de la corporación. Además, también trabajará por la “aproximación a todos los hermanos, basándonos en el respeto y el diálogo así como realización de actividades y convivencias durante el año y alimentarla cada miércoles”. También entra en este proyecto la redacción de un reglamento de régimen interno para la corporación.

Por último, Francisco Moreno también se presenta a hermano mayor aunque no lleva grupo con él y, de ser elegido, tendrá que contar con la participación como colaboradores y oficiales de los grupos de Soto o Ramírez Cachinero.

La suerte está echada y esta tarde noche se podrá saber quién será el encargado de gobernar esta gran  hermandad jerezana que por mor de problemas internos e intervención de la delegación diocesana se ha visto en el centro de la polémica cofrade durante meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios