Sociedad

España es uno de los países donde más disminuyó la desigualdad desde los 80

  • Las diferencias sociales en la OCDE crecieron hasta un 30% en los últimos 20 años

España, Francia e Irlanda son los únicos países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en los que disminuyeron las desigualdades de ingresos desde mediados de los años 80, una excepción que contrasta con la tendencia general en el mundo desarrollado.

En su informe Crecimiento y Desigualdad publicado ayer, la OCDE precisa que entre mediados de los 80 y mediados de los 90 sólo se redujo la fractura en los ingresos en España y Francia, y de forma muy significativa, mientras aumentó en 23 de los países miembros y se mantuvo estable en los cinco restantes.

Desde mediados de los 90 hubo una clara caída de las desigualdades en México y Turquía, mientras fue ligera en Grecia, Irlanda, Holanda y Reino Unido. España en esos años se situó en el grupo de once estados en que no hubo cambios significativos, al tiempo que se acrecentaban las diferencias en otros nueve, entre los que se encuentran Alemania, Canadá, Estados Unidos y Noruega.

Las desigualdades sociales en términos de ingresos han aumentado en los últimos años en el mundo desarrollado, al igual que el porcentaje de pobres, pero menos de lo que la gente cree, y la principal razón del ensanchamiento de esa fractura es que los ricos se han hecho más adinerados.

La OCDE estima el incremento de esas desigualdades en los últimos dos decenios en entre un 7 y un 30%, según el método de evaluación que se utilice.

Los autores del informe destacan que la reducción de las desigualdades en algunos países se ha debido, paradójicamente, a la caída de los ingresos del 20% de la población más favorecida, mientras que donde se ha constatado un incremento de la brecha económica tiene que ver esencialmente con la mejora de la situación de los más afortunados.

Los autores del estudio insistieron en que, aunque la intensificación de las desigualdades sea "general y significativa, no tiene un carácter tan espectacular como se piensa generalmente".

Una espectacularidad que atribuyen a que los medios de comunicación se centran en los extremadamente ricos, que en efecto han visto mejorada su situación.

"Ayudar a que la gente se inserte en el empleo y se convierta en ciudadanos autónomos tiene un papel preventivo que evita el agravamiento de las desigualdades", argumenta.

De hecho, el conocido como Club de los países desarrollados hace hincapié en que es en los países con mayores tasas de empleo donde menos pobres hay.

23

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios