Sociedad

La FAO pide revisar la política de biocombustibles por su impacto global

  • Los biocarburantes habrían contribuido a la reciente subida de los precios de los alimentos

Los biocarburantes contribuyen al alza del precio de los alimentos sin que mejoren la seguridad energética de los países ni se conozca si su uso tiene grandes beneficios para el medioambiente, según el informe anual de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Por esos motivos y con la salvedad de Brasil, el director de la FAO, Jacques Diouf, pidió que se revisen las políticas sobre los biocombustibles. "Las políticas puestas en marcha para promover la producción y el uso de los biocombustibles son cada vez más cuestionadas", aseguró Diouf al presentar el informe sobre El estado mundial de la agricultura y la alimentación.

El diplomático senegalés explicó que "sin duda", los biocombustibles generados a partir de las cosechas de cereales "han contribuido a la reciente fuerte subida de los precios de los alimentos". Los altos precios de los alimentos provocaron en el último año un aumento del hambre en el mundo, al pasar de 848 millones a 923 millones el número de personas que no tienen una alimentación suficiente.

Aunque Diouf reconoce que "los biocombustibles ofrecen oportunidades", sin embargo destacó que hasta ahora han tenido más inconvenientes que ventajas, sin solucionar problemas como la seguridad energética o la reducción de las emisiones de gases.

Keith Wiebe, economista jefe del Servicio de Comparación del Desarrollo Agrícola de la FAO, recordó que los biocombustibles cubren sólo un 2% de las necesidades energéticas del mundo. El experto resaltó, sin embargo, que "incluso si toda la producción de cereales del mundo se convirtiera en biocombustible, sólo serviría para cubrir la mitad de la demanda de petróleo en el planeta".

En cuanto a las emisiones de gases con efecto invernadero, indicó que la producción de etanol a partir del maíz en Estados Unidos las recorta en un 20%, mientras que en Europa, donde se obtiene de las semillas de colza, se rebajan entre un 40 y un 60%. No obstante, destacó que tales mediciones no tienen en cuenta el carbono liberado por el cambio del uso de la tierra, que comporta la conversión de tierras forestales en agricultura.

Aunque aún se desconoce cuál sería el verdadero beneficio si se tuviera en cuenta ese carbono, los científicos opinan que las reducciones de gases invernadero quedarán prácticamente anuladas. La producción de biocombustibles, que sólo es rentable cuando el barril de petróleo está por encima de los 60 dólares, se sustenta además con incentivos fiscales y barreras comerciales, por lo que hasta el momento han favorecido sólo a los países desarrollados, según Diouf. Por todo esto, pidió que "los esfuerzos se encaminen a mantener el principal objetivo: liberar a la humanidad del azote del hambre".

Un caso aparte en la cuestión de los biocombustibles merece Brasil, según destacó Wiebe. En Brasil los biocarburantes, obtenidos a partir de la caña de azúcar, suponen el 20% del combustible usado en transporte, no afectan al precio de esa materia prima ni al de otros alimentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios