Coronavirus

¿Merece la pena alquilar este año en la playa?

Las viviendas con piscina privada se cotizan al alza este verano. Las viviendas con piscina privada se cotizan al alza este verano.

Las viviendas con piscina privada se cotizan al alza este verano.

Ni una semana en Bali ni quince días en Punta Cana. Ni Fiordos ni cruceros por las islas griegas. Este verano los españoles jugarán en casa. La incertidumbre sobre lo que puede pasar en otros países por la omnipresencia del coronavirus ha removido los hábitos de los turistas españoles, que están decidiendo casi por unanimidad volver a los setenta y veranear en la costa patria.

Los precios de los alquileres de playa ya están mostrando que la situación ha cambiado con respecto a otros años, con un incremento medio del 3% que llega a ser muy acusado, en torno al 10 e incluso al 20 por ciento, en las zonas de playa menos masificadas, otra consecuencia directa de la irrupción de la Covid-19 en nuestras vidas.

Son los datos del informe que Tecnitasa, una de las agencias de tasación con mayor presencia en el país, realiza cada año y que en esta ocasión cobra un especial interés para evaluar el comportamiento del turismo interno en el verano del coronavirus. Los españoles están buscando localidades con poca incidencia del virus y escasa exposición en lugares públicos. Hay menos búsqueda de ocio y más de espacios cómodos (grandes apartamentos, chalets…) donde pasar las vacaciones.

No será barato alquilar en la playa (tampoco en el interior) este verano. Y habrá que pensárselo bien antes de tomar la decisión porque habrá que tener en cuenta los gustos propios y las posibilidades que ofrece el destino en relación con las restricciones de uso de playas o establecimientos de hostelería, por ejemplo. Se da además la circunstancia de que los propietarios están alquilando por menos tiempo porque prefieren nadar y guardar la ropa.

Según José María Basañez, presidente de TecniTasa: “Muchas familias que tenían apartamento en la playa ponían en alquiler su propiedad en julio y agosto para obtener una mayor rentabilidad. Ahora quieren ellos disfrutar la mayor parte del verano por lo que no ponen semanas en alquiler y se reduce la oferta”. Por otro lado, añade, “a las familias no les importa pagar algo más y alargar el tiempo de estancia, por si se produjese un repunte del virus poder quedarse más tiempo teletrabajando desde la playa”.

Hay opciones desde 200 a 300 euros semanales, pero la mayor parte de los alquileres costeros suben y mucho la apuesta. Como dato general, la media del precio semanal en España supera los 770 euros, con picos hasta los 2.500 o 3.000 euros, dependiendo de la zona, el tipo de vivienda y sus instalaciones.

Con las restricciones en el aforo de las playas y las diferentes medidas que, para garantizarlo, han puesto en marcha los municipios (como poder acudir solo en determinadas zonas o concretos tramos horarios, zonas de estacionamiento regulado, etc.) cualquier destino puede ser un quebradero de cabeza para el turista si no se ha informado previamente de las circunstancias concretas.

¿Merece la pena alquilar en la playa este verano? Muy probablemente sí, aunque para curarse en salud los turistas están buscando añadidos importantes en sus alquileres, como la existencia de zonas verdes en la vivienda o la piscina privada (las comunitarias añaden nuevos problemas, también debido a las normas de aforo).

En cualquier caso, este año habrá que pagar más, o mucho más según el sitio, y habrá, en general, menos libertad para ir a la playa o tomar algo en un chiringuito. Será un verano diferente y especialmente cómodo para los enemigos de las aglomeraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios